Escrito por Tendenzias

Cédulas hipotecarias

Las entidades financieras tratan de obtener la mayor cantidad de liquidez del mercado y para ello ofrecen tanto a inversores particulares como a inversores institucionales productos como los bonos convertibles o como en este caso las denominadas células hipotecarias.

Las cédulas hipotecarias no son otra cosa que títulos de deuda emitidos por una entidad financiera que ofrece una determinada rentabilidad y que como garantía de que se pagará la rentabilidad acordada se ofrece la cartera de hipotecas que se tiene.

Así tenemos que, si el banco no quiebra, está obligado a pagarnos y en caso de quiebra, tendremos el derecho prioritario de cobro frente a otros acreedores sobre los activos puestos en garantía, lo que ocurre es que se trata de activos de poco valor o que tienen dificultades para convertirse en liquidez.

Estas cédulas hipotecarias suelen ser productos a largo plazo, que exigen una baja inversión y que por el tipo de activo que se pone como garantía de pago, una hipoteca, estaríamos hablando en el momento actual de que se trataría algo así como un bono basura, una inversión con riesgo y de marcado carácter especulativo.

Imagen: Google

deFinanzas.com

Newsletter