UP

-     Escrito por ruben

Los gastos deducibles en el IVA

Entre tantos tipos de IVA, tipos de gastos y tipos de impuestos a veces resulta difícil poder saber de dónde uno puede conseguir ahorrarse un poco de dinero, incluso aunque la administración nos lo permita. Si eres autónomo quizás te convenga seguir leyendo porque, a continuación, explicaremos aquellos gastos de los que se puede deducir el IVA y cómo se hace.

los-gastos-deducibles-en-el-iva-grafico-gastos-deducibles-o-no

Qué son los gastos deducibles en el IVA

Cuando hablamos del IVA destinado a los autónomos, encontramos que existen dos tipos. Estos se dividen según el papel que juega para quien trabaja con dicho impuesto y son el IVA devengado, o también llamado repercutido, y el IVA deducible, o soportado.

El tipo de IVA devengado se refiere a aquel IVA que el autónomo cobra a sus clientes por el trabajo que ofrece. Por lo contrario, el IVA deducible o soportado es ese que viene derivado de las compras de bienes o servicios que hace el autónomo, generalmente para poder realizar sus actividades.

La Agencia Tributaria permite a los autónomos desgravar parte del IVA que gastan en la compra de los bienes y servicios necesarios para el desarrollo de su actividad profesional, es decir el llamado IVA deducible. Es una forma de incentivar y ayudar a este colectivo que, en otras circunstancias, podría tenerlo muy difícil para poder realizar sus profesiones de una forma rentable y duradera.

Businessman-working-in-the-office

Requisitos de los gastos deducibles en el IVA

Como es de esperar, para poder acceder a la desgravación de los gastos deducible del IVA es necesario cumplir una serie de requisitos y condiciones.

El primero es que los gastos deben estar vinculados a la actividad económica del autónomo. Es decir que, para que se pueda deducir el IVA de ellos, estos gastos deben de ser necesarios para que el autónomo pueda obtener sus ingresos. Como es de esperar, este requisito depende y varía mucho según aquello a lo que se dedique el autónomo y las actividades que realice. Así, por ejemplo, los gastos de un notario independiente no serán los mismos que los de un electricista o un taxista.

El segundo requisito es que estos gastos deberán estar convenientemente justificados. Esto quiere decir que deberá entregarse una factura con los gastos y su respectivo IVA desglosados de forma adecuada. Un simple ticket de compra no valdrá para la desgravación del IVA, como sí sucede con el IRPF.

La tercera y última condición es que los gastos deben estar registrados en la contabilidad e incluir los contribuyentes que hayan desarrollados las actividades económicas mencionadas. Este requisito es principalmente algo formal, pero igualmente importante. Lo que requiere es que las facturas estén debidamente contabilizadas y aparezcan en libro de registro, para que así el IVA del que se pida la deducción cuadre con el que se ha declarado en ese mismo periodo.

Finalmente, parte de los requisitos anteriores también es importante tener en cuenta otros tres puntos más. A saber:

  • Que la desgravación del IVA debe hacerse antes de que hayan pasado un máximo de cuatro años de la emisión de la factura, o ya no será válido.
  • Que la cantidad deducible del IVA será proporcional al efecto que tenga dicho gasto en la actividad del autónomo. Es decir que, si el gasto afecta a un 30% de la actividad, entonces al IVA del mismo solo se le deducirá un 30%.
  • Y que si se realizan dos actividades que tienen tipos de IVA diferentes, de los cuales una está exenta, entonces deberá aplicarse una prorrata del IVA.
requisitos-de-los-gastos-deducibles-en-el-iva-diagrama-de-requisitos-de-gastos-deducibles

Los gastos deducibles en el IVA para autónomos

Para que podáis haceros una idea de los diferentes gastos que pueden ser considerados como desgravables en el IVA deducible, os ofrecemos a continuación una lista de distintos tipos de gastos que un autónomo puede tener:

  • Consumos de explotación: Es decir, los bienes o materiales que el autónomo requiere para realizar su actividad laboral. Casi siempre tienen IVA y podrá ser deducible siempre que se cumplan los requisitos mencionados en el apartado anterior. Aquí también se incluiría, y se podría desgravar, el IVA de las actividades complementarias, como puede ser el de los gastos por el transporte de las mercancías compradas.
  • Sueldos y Seguridad Social: A ese tipo de gastos no se les aplica IVA, por lo que pueden ser deducidos.
  • Arrendamientos y cánones: Estaríamos hablando, por ejemplo, de alquileres sujetos a IVA, y entonces serían gastos deducibles. Además, si un autónomo se ha dado de alta como tal marcando que realiza su actividad en su domicilio, y éste es de alquiler, entonces no podrá desgravar el IVA, pero sí podrá deducirse como gasto una parte de la base imponible del alquiler. Por otro lado, si estamos en el caso de un autónomo que paga el alquiler de un local, donde se ejerce la actividad económica (como sería un taller o una tienda), el pago sí que lleva un IVA y podrá ser deducido en su totalidad.
  • Servicios de profesionales independientes: Son gastos que siempre llevan un IVA, que se puede deducir y que van a requerir siempre de una factura para justificarlos. Algunos ejemplos pueden ser el requerir los servicios de economistas, abogados, auditores o notarios.
  • Otros servicios exteriores: Aquí estaría hablando de, por ejemplo, los suministros de agua, gas y luz, la publicidad o la línea telefónica. El IVA de los mismos será deducible según si lo son también los gastos.
  • Tributos fiscalmente deducibles: Generalmente los tributos fiscales no llevan IVA, si bien es cierto que existen algunos precios públicos que pueden estar sujetos a dicho impuesto y, por lo tanto, será deducible. Un ejemplo es el del canon de recogida de residuos.
  • Gastos financieros: No suele llevar IVA, por lo que no son deducibles.
  • Vehículos de transporte: Según la legislatura general, el IVA de estos gastos solo puede deducirse hasta la mitad (un 50%) y lo mismo se aplica a los gastos relacionados con estos, como combustible o reparaciones. Para desgravarse este 50% no es necesario aportar ningún justificante, pero técnicamente un autónomo puede solicitar una desgravación mayor y ésta le puede ser aprobada. Para esto último sí sería necesario probarlo. Como excepción a todo esto son aquellos autónomos para quienes el vehículo se considere fundamental en sus actividades (taxistas, profesores de autoescuela, transportistas), a ellos se les puede aceptar una deducción del 100% del IVA en estos gastos.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • http://cepymenews.es/autonomos/
  • http://www.almempresas.com/asesoria-manzanares/desgravaciones-gastos-deducibles-autonomos/
  • http://www.enciclopediafinanciera.com/definicion-gastos-deducibles.html

deFinanzas.com

Newsletter