Escrito por Tendenzias

CIF o el Código de identificación fiscal: Calcular y comprobar | Diferencias con el NIF

El CIF es el código de identificación fiscal que muchas veces nos encontramos cuando una empresa emite sus facturas, aunque lo cierto es que se suele confundir con el NIF que tendría un concepto bastante parecido o similar aunque para nada es lo mismo. Para que sepas en qué consiste y como diferenciarlo del NIF os hablamos a continuación del CIF o el Código de identificación fiscal: Calcular y comprobar | Diferencias con el NIF.

Cif codigo identificacion fiscal

CIF o el Código de identificación fiscal:  Diferencias con el NIF

Cuando estamos pensando en montar una empresa o en hacernos autónomos para trabajar por cuenta propia, es necesario que al emitir tus facturas estas contengan el dato del CIF o del NIF de modo que muchas caemos en el error de confundirlo o de pensar que son lo mismo.

El NIF es el “Número de Identificación Fiscal” y todos lo tenemos (de hecho aparece en nuestro DNI) y con él vas a poder facturar en el caso de ser autónomo, mientras que CIF es el “Código de Identificación Fiscal” y se utilizaba antiguamente cuando una empresa tenía que facturar.

Muchas empresas siguen utilizando el CIF en sus facturas, pero lo cierto es que desde la reforma laboral del 2008 la figura del CIF apenas se utiliza.

Por otro lado muchas personas se refieren al NIF con las letras del CIF algo que técnicamente es incorrecto, de modo que debes saber que mientras que el NIF es universal, y lo pueden usar tanto personas físicas como sociedades y entidades (de hecho todos los que estamos obligados a pagar impuestos), y por ello no es necesario el uso del CIF.

Quién utiliza el CIF actualmente

De este modo, puede que te estés preguntando ¿quién usa el CIF actualmente si podemos utilizar el NIF? Pues principalmente las sociedades, empresas o por ejemplo las fundaciones aunque tenemos que decir que si lo hacen es porque quieren dado que también ellas pueden utilizar actualmente el NIF sin problema alguno.

De hecho desde Enero de 2008 ninguna empresa o autónomo tiene CIF o da de alta un CIF para poder emitir sus facturas, aunque siempre viene bien saber qué es este código, como se calcula y comprueba.

Para qué sirve el CIF actualmente

Si queremos saber para qué sirve el CIF en la actualidad tenemos que decir que para casi nada, pero por ejemplo si tenemos una asociación o fundación y queremos abrir una cuenta bancaria de esta, es posible que el banco nos solicite un código de identificación fiscal.

Por ello vemos ahora cómo es el CIF, como se puede calcular y como se puede comprobar. Así, podemos decir que el Código de Identificación fiscal se identifica con un número precedido de una letra (en el caso de Asociaciones y Fundaciones la “G”) de modo que se identifica fiscalmente a nuestra entidad. Si se desea poder funcionar legalmente deberemos solicitarlo y ese código acompañará a la Asociación durante toda su vida.

Cómo se solicita el CIF

El CIF se suele tramitar ante la Delegación de Hacienda más próxima y para ello debes cumplir lo siguiente:

  • Cumplimentar Impreso de Declaración Censal (Modelo 036).
  • Original y fotocopia de los estatutos sellados por el registro correspondiente.
  • Original y fotocopia del acta fundacional.
  • Fotocopia del N.I.F. de la persona que firme la Declaración Censal (Modelo 036), que ha de ser un representante de la asociación, empresa, fundación, etc…. (Si es el propio interesado el que comparece ante la Administración tributaria, no será precisa la aportación de fotocopia del NIF, siempre que autorice a los órganos de la AEAT a efectuar la verificación de sus datos de identidad).
  • Original y fotocopia del documento que acredite la capacidad de representación de quien firma la Declaración Censal (no será necesario si figura como tal en la escritura de constitución o en los estatutos)

CIF o el Código de identificación fiscal: Calcular y comprobar

Para calcular y comprobar un CIF tienes que saber primero que el número CIF consta de 9 dígitos alfanuméricos con la siguiente estructura: O P P N N N N N C

Las letras se corresponden a:

  • O: Tipo de Organización
  • P: Código provincia
  • N: Número correlativo por provincia
  • C: Dígito o letra de control

De este modo podemos calcular el CIF (en función de la letra del siguiente modo):

Tipo de organización (Letra O)

Código de la provincia (Letra P)

Número correlativo (Letra N)

  • Se asigna de manera correlativa y cronológica por la Administración.

Letra o número de control (Letra C)

  • Es una letra si la clave de la organización es K, P, Q ó S y es un número si la clave de la organización es A, B, E ó H.
  • Para el resto de claves indentificativas del tipo de organización podrá ser tanto número como letra.

De este modo, y a partir de lo señalado, para calcular el CIF (algo que se suele hacer en la agencia tributaria), podemos decir que tendrías que hacer la siguiente operación:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • Se deben sumar los dígitos que sean pares. Suma = A
  • Y para los dígitos de la posiciones impares, se tiene que multiplicar por 2 y entonces sumar los dígitos del resultado.
    Ej.: ( 8 * 2 = 16 –> 1 + 6 = 7 ). Se acumula entonces el resultado. Suma = B
  • Ahora tenemos que calcular la suma A + B = C
  • Entonces se coge el dígito de las unidades de C y se resta a 10. Esta resta nos dará como resultado D.
  • A partir de D ya tenemos el resultado de cuál será el dígito de control. Si tiene que ser numérico es directamente D y si se trata de una letra se corresponde con la relación:
    A = 1, B = 2, C = 3, D = 4, E = 5, F = 6, G = 7, H = 8, I = 9, J = 10 ó 0

Ejemplo para el C.I.F.: A58818501

Primero, se cogen los siete dígitos centrales = 5881850

De estos se tienen que sumar los los dígitos pares: A = 8 + 1 + 5 = 14

Luego cogemos las osiciones impares y hacemos los cálculos antes mencionados:

5 * 2 = 10 -> 1 + 0 = 1

8 * 2 = 16 -> 1 + 6 = 7

8 * 2 = 16 -> 1 + 6 = 7

0 * 2 = 0 -> = 0

Se suman los resultados: B = 1 + 7 + 7 + 0 = 15

Se hace ahora la Suma parcial: C = A + B = 14 + 15 = 29

El dígito de las unidades de C dará como resultado 9. Se lo restamos a 10 y nos da: D = 10 – 9 = 1

Como el tipo de organización es A será número 1, en caso de haber sido letra hubiera sido la “A”.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Bien es cierto que los trámites para constituir una empresa son bastante pesados y,en muchas ocasiones, ralentizan y entorpecen bastante el propio nacimiento de la empresa. Por ello, la Agencia Tributaria permite empezar a operar con un CIF provisional, a la espera de obtener el CIF definitivo. Pero, ¿cómo y dónde se solicitan ambos?

CIF provisional y definitivo

Para una persona jurídica o una empresa es indispensable tener un CIF ya que de otra forma ni siquiera podría abrir una cuenta en el banco o empezar a realizar sus actividades.

Sin embargo, es posible solicitar un CIF provisional a la Agencia Tributaria, mientras esperamos a que se realicen os trámites para obtener el CIF definitivo.Para ello hay que remitir a la Agencia Tributaria el modelo 036, en el que se identificarán al ámbito económico de la empresa, el tipo de empresa que es, etc.

Una vez que la empresa esté escriturada y dada de alta en el registro mercantil se puede solicitar el CIF definitivo, para los cual hay que volver a remitir a la Agencia Tributaria el modelo 036, junto con los documentos originales y una copia que certifique la constitución de la empresa.

Es decir, el CIF provisional es, como su propio nombre indica, una solución provisional para que la empresa pueda echar a andar y comenzar a hacer sus gestiones antes de que esté inscrita en el Registro Mercantil. Una vez que la empresa ha sido constituida oficialmente, y se puede solicitar el CIF definitivo.

El CIF intracomunitario e internacional

De mismo modo, a la hora de rellenar el modelo 036, también se puede solicitar obtener el CIF intracomunitario e internacional.

En el caso de comunitario se puede solicitar en el epígrafe 582. El tener el CIF intracomunitario permite a la empresa o el trabajador emitir facturas a otros países que formen parte de la Unión Europea. En este caso, la empresa puede pedir a sus proveedores de la Unión Europea que les envíen las facturas sin IVA. Asimismo, los clientes también pueden hacer lo mismo con la propia empresa En estos casos siempre es recomendable comprobar que el cliente se encuentra dado de alta en el censo VIES (se puede consultar en la web de la Agencia Tributaria) y que posee el CIF intracomunitario.

En el caso del internacional, viene a ser lo mismo que el anterior, pero con el añadido de que permite llevar a cabo operaciones económicas y mercantiles con empresas que estén fuera de las fronteras de la unión europea. También se solicita a la Agencia Tributaria a través del modelo 036.

En definitiva, el darse de alta en el ámbito intracomunitario o internacional es algo que, en principio, solo es imprescindible para aquellas empresas de cierta envergadura, o para aquellas compañías que saben que van a tener una importante parte de su negocio en otro país.

¿Alguna duda? Si algo no te ha quedado claro o tienes todavía alguna duda, puedes hacer tus preguntas en los comentarios.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

Artículo de interés:

DeFinanzas.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos