Coches usados: ¿merece la pena comprar un coche de segunda mano?

Una de las primeras preguntas a las que se enfrentan los compradores de coches, especialmente después de la crisis económica en la que hemos estado inmersos durante algunos años, es si comprar un automóvil nuevo o usado. Los vehículos usados, es cierto, tienden a tener precios mucho más bajos, pero hay que tener en cuenta […]

Una de las primeras preguntas a las que se enfrentan los compradores de coches, especialmente después de la crisis económica en la que hemos estado inmersos durante algunos años, es si comprar un automóvil nuevo o usado. Los vehículos usados, es cierto, tienden a tener precios mucho más bajos, pero hay que tener en cuenta algunos aspectos no menos importantes a la hora de elegirlos. Por tanto, ¿de verdad merece la pena optar por la compra de un coche de segunda mano, el cual ya ha sido usado? Si es así, ¿qué aspectos y elementos deberíamos tener en cuenta?.

Ventajas de usar coches usados

No hay duda que comprar un automóvil nuevo tiene muchos beneficios, algunos algo más tangibles que otros. Por ejemplo, no tienes que preocuparte de su pasado. Es decir, de si los anteriores propietarios maltrataron -o no- el coche, si tuvieron accidentes o no llevaron a cabo algún mantenimiento periódico de cierta importancia (como los cambios de aceite)… Además, tampoco tienes que preocuparte del desgaste, de la misma manera que sí lo harías por un coche usado.

En definitiva, no solo tendrá pocos kilómetros en el cuentakilómetros, sino que, además, tanto los frenos como los neumáticos estarán perfectamente frescos, y el interior estará impecable.

Pero, como es de imaginar, los precios serán muchísimo más elevados, lo que puede hacer que esta elección no sea tan adecuada para todos los bolsillos.

Ventajas de comprar un coche usado (de segunda mano)

Muchos compradores no se acercan a un automóvil nuevo debido a su elevado precio. Incluso aún cuando pudieras comprar un coche totalmente nuevo, lo cierto es que, en algunas ocasiones, optar por uno de segunda mano también puede tener sus ventajas.

Son menos costosos

Comprar un coche usado ahorrará mucho dinero al momento de adquirirlo, ya que su precio tendrá relación con la depreciación del vehículo, así como otros elementos que igualmente deberán ser tenidos en cuenta a la hora de comprarlo: kilometraje, estado del vehículo, estado de la mecánica, su interior…

Esto se traduce en una mejora en cuanto a su precio, que no solo se traduce en el precio de compra del coche. Si lo financias, por ejemplo, es evidente que pagarás menos intereses que si los compraras nuevos, y es probable que la letra mensual también sea menor.

Además, algunos seguros de coches pueden ofertar precios más bajos precisamente por el hecho de ser un vehículo usado.

No se deprecia tanto

Una de las principales desventajas de comprar un coche nuevo se convierte en una ventaja cuando se trata de un vehículo usado: su valor, en cuanto a depreciación, no es tan elevada.

Quizá te sorprenda descubrir cómo un vehículo nuevo, desde el mismo momento en el que lo pones en marcha y lo sacas del concesionario, tiende a perder valor. Y, además, esta pérdida de valor se incrementa enormemente durante los primeros años de uso.

Por ello, al comprar un coche usado en lugar de uno nuevo, habrás dejado que el primer propietario del mismo sí se haya visto afectado por esta depreciación, motivo por el cual has podido comprarlo mucho más barato.

Puedes comprar un mejor coche

Debido a que los vehículos usados son mucho menos costosos, en comparación con los coches nuevos, puedes comprar un coche mucho más bonito y completo, debido fundamentalmente a que su precio puede reducirse habitualmente entre un 20 a un 40 por ciento.

Esto podría significar, por ejemplo, que podrías comprar a mejor precio un Mercedes-Benz o un Audio en lugar de un Renault, o un amplio Honda Accord en lugar de un Honda Civic.

Como hemos visto, el precio del coche usado depende en gran medida de su kilometraje y de cómo se encuentre. Pero si estás dispuesto a comprar un coche con más kilómetros, o uno que no esté en perfectas condiciones, puedes obtener un buen coche por un precio más bajo.

Ventajas de usar coches usados

Algunas desventajas a tener en cuenta

Nunca sabrás realmente cuál es la historia del vehículo

Cuando compras un coche totalmente nuevo sabes que el vehículo ha sido fabricado y que tú, como su primer comprador, eres igualmente el primero en utilizarlo. Con un coche usado esto no ocurre.

De hecho, las cosas que ocurrieron recientemente en el vehículo es posible que nunca se reflejen en sus informes técnicos. Y a menos que ocurra un accidente, nunca sabrás verdaderamente qué es lo que ha ocurrido con él.

Generalmente no tiene la misma cobertura de garantía

Algunos concesionarios de vehículos nuevos ofrecen una garantía de hasta 7 años. Sin embargo, en el caso de los vehículos usados tienes que cruzar los dedos para que ésta pueda llegar a los 24 meses.

Esto significa que, ante cualquier problema técnico, una vez se haya pasado la garantía deberás hacer frente tú con tu dinero cualquier gasto. Y, en el caso de un vehículo usado, es más probable que esto ocurra antes que un vehículo nuevo, puesto que ha sido utilizado con anterioridad.

También te puede interesar