Escrito por Tendenzias

Cómo entender la factura de la luz

La factura de la luz puede ser motivo de dolores de cabeza para muchos. Tanto por la cantidad de números y datos que refleja como también por el gasto que supone. En deFinanzas os enseñaremos a entenderla y algunos consejos para ahorrar un poco en ella.

como-entender-la-factura-de-la-luz-bombillas-colgando

Cómo entender la factura de la luz: Potencia eléctrica contratada

El importe por la potencia eléctrica contratada, conocido también como Término fijo, es uno de los importes principales en el recibo de la luz. Tal y como su nombre sugiere se trata de un importe fijo, es decir invariable, que se ha de pagar por el mero hecho de hacer uso del servicio de suministración eléctrica. Este importe, pues, deberá pagarse de forma independiente a la cantidad de energía que se consuma o, incluso, aunque ese mes no se llegue a consumir nada (por, por ejemplo, irse de vacaciones).

El gasto de este importe se cuantifica en función a la cantidad de kilovatios (kW) que se ha contratado por cada día (u otro periodo) de suministro eléctrico. Esto quiere decir, pues, que en la factura aparecerá como: €/kW/día (euros por kilovatio al día), €/kw/mes (euros por kilovatio al mes) o €/kW/año (euros por kilovatio al año).

El precio de la potencia de luz contratada es algo que fija el Gobierno y depende, también, del tipo de tarifa que se contrate. Por eso el consumidor no tiene mayor control sobre él en caso de desear ahorrar en su factura, que en contratar una potencia más barata si necesita hacer recortes. Aunque una potencia de menor coste puede no ser la adecuada para las necesidades de determinados hogares y locales. Eso es importante para identificar el tipo de tarifa que se tiene contratado.

como-entender-la-factura-de-la-luz-potencia-electrica-contratada-ejemplo-factura

Cómo entender la factura de la luz: El consumo eléctrico

El segundo de los principales importes que se incluyen en la factura de la luz es el consumo eléctrico, o también denominado Término de energía. En este caso ya sí que estamos ante ese importe que representa el coste del consumo de luz que se ha realizado en el periodo de tiempo de la facturación (generalmente un mes). Es decir, este es el gasto real, limpio, por la electricidad que ha consumido un hogar o local. Se mide en kilovatios por hora (kWh) lo que quiere decir que en las facturas aparecerá reflejado como €/kWh.

Este importe también es muy importante porque es a través de él que, principalmente, vamos a poder ahorrar gastos en nuestra factura de la luz. Cambiando o readecuando las conductas de consumo, es posible conseguir reducir la cantidad gastada al mes y, por lo tanto, terminar pagando menos. Pero, además, el precio de los kWh es algo que establecen las empresas distribuidoras de electricidad, por lo que dependiendo de la compañía podrá ser más barato o más caro. Así, otra forma de ahorrar podría ser analizar y comparar las ofertas de las distintas empresas para elegir la tarifa que mejor vaya al presupuesto disponible.

Por lo general, las compañías de luz establecen tres tipos de tarifas entre las que se puede elegir:

  • Tarifa normal: Fija un precio único para el consumo eléctrico que se mantiene durante todo el día y durante todo el año.
  • Tarifa nocturna: Establece un precio distinto del consumo eléctrico dependiendo de si es horario diurno (más caro) u horario nocturno (más barato).
  • Tarifa de tres períodos: Según el día y la hora de la semana, establece tres periodos en los que el consumo eléctrico pasa por un momento de precio más alto, otro de precio medio y otro de precio más bajo.
como-entender-la-factura-de-la-luz-el-consumo-electrico-diez-consejos-para-ahorrar

Cómo entender la factura de la luz: Impuestos eléctricos

Como hemos dicho, los anteriores eran los importes principales dentro de la factura de la luz, pero hay más. Están, por ejemplo, el pago por el alquiler del contador, el IVA que debe aplicarse a todos y cada uno de los gastos relacionados y, finalmente, el impuesto eléctrico.

Debemos pagar un alquiler del contador porque, lo más habitual, es que éstos suelan ser propiedad de la compañía eléctrica con la que tengamos contratado el servicio. El contador de la luz sirve para medir el consumo eléctrico que hace el hogar o local y, normalmente, se paga un precio mensual según la tarifa que se haya contratado. Este coste aparece reflejado también en la factura de la luz y, por lo general, el Gobierno regula estos importes. Es posible, también, comprar el contador y no tener que pagar ningún alquiler. No obstante, el beneficio de alquilarlo es que el mantenimiento corre a cargo de la empresa suministradora y, por lo tanto, no tendrás que pagar reparaciones.

El impuesto eléctrico es un importe que se añade a la suma total de los gastos según la potencia eléctrica contratada (Término fijo) y el consumo eléctrico (Término de energía). Al ser un impuesto, es una cantidad que fija el gobierno. No obstante, se puede aplicar ciertos descuentos que pueden modificar la cantidad del mismo.

Finalmente nos queda el último elemento de la factura: el IVA. Éste es de un 21 % y se suele aplicar a la suma total de la factura, es decir, tras calcular y sumar los importes anteriores.

Cómo calcular la factura de la luz

Hechas ya todas las explicaciones, pasemos a los números y las operaciones que nos permitirán contabilizar los importes mencionados para calcular la factura de la luz. Es más sencillo de lo que parecen.

Calcular Potencia de energía contratada

Calcular la potencia de energía contratada es tan sencillo como multiplicar la potencia que tenemos contratada (eso dependerá de la tarifa) por el precio en euros que cuesta la misma y por el periodo de facturación (generalmente, un mes).

Calcular Consumo eléctrico

Del mismo modo, para calcular el consumo eléctrico solamente será necesario multiplicar la cantidad de kWh que hayamos consumido durante el periodo de facturación por el precio en euros que cuesten. Aquí podrá añadirse un nivel de complicación si se tiene contratada una tarifa nocturna o de tres periodos, porque entonces habrá que tener en cuenta que el precio es variable. Será necesario primero contar cuánto se ha consumido en horario diurno y cuanto en nocturno, por ejemplo.

Calcular los Impuestos eléctricos

El Impuesto eléctrico puede variar si se aplican descuentos. Por lo general consiste en un 4,864% de la suma del término fijo y el término de energía, y el resultado se multiplica por 1,05113.

El alquiler del contador dependerá de lo que la compañía suministradora asigne como su precio.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • https://www.kelisto.es/electricidad
  •  http://opcionis.com/blog/nuevo-modelo-de-factura-de-la-luz-o-electrica-1-de-octubre-2014/
  • https://alcanzia.es/10-pasos-para-ahorrar-en-la-factura-de-la-luz/

DeFinanzas.com

Newsletter