Escrito por Tendenzias

Cómo darse de alta como profesional autónomo

Si estás pensando en iniciar tu actividad como profesional autónomo, o has comenzado a tener clientes en tu actividad y tienes que emitir facturas, es necesario que te des de alta como autónomo, algo que de podemos hacer sin complicaciones siguiendo una serie de pasos, aunque puede que todo el proceso sea algo caótico. Por ello, os explicamos a continuación, Cómo darse de alta como profesional autónomo.

Ser autónomo: primeros pasos y tarifa plana

Antes de comenzar a explicaros paso a paso el proceso a seguir para saber cómo darse de alta como profesional autónomo debemos explicarte qué primeros pasos deben darse y sobre todo, qué opciones tenemos para que al convertirnos en nuevos autónomos, no tengamos que aplicar las mismas condiciones que los profesionales que llevan varios años.

En España hasta hace muy poco, daba igual ser autónomo nuevo, que uno con varios años de experiencia, porque el pago de las cantidades que se debe hacer a la Seguridad Social era el mismo para todos, algo que podía ser desesperante para jóvenes autónomos que apenas facturaban nada así como aquellos cuyos ingresos son muy bajos.

Aunque la figura del autónomo sigue sin estar realmente valorada en nuestro país, y muchos pagan más de lo que cobran por poder decir que son profesionales autónomos, lo cierto es que la figura del autónomo nuevo ha mejorado en cierto modo gracias a la conocida como “tarifa plana”.

Por ello, uno de los primeros pasos que debes dar (si ya has decidido que quieres ser autónomo) es informarte bien de a qué estamentos (Seguridad Social y Hacienda), debes pagar, qué se tiene que pagar y como no, las cantidades.

La tarifa plana de autónomos

Volviendo a lo de la tarifa plana, esta corresponde a un descuento que se aplica en la cuota que tiene que pagar el autónomo durante los primeros años de actividad.

De este modo de casi los 275 euros de cuota mínima que paga un autónomo los que son dados de alta por primera vez, tan solo deben pagar 50 euros de cuota los primeros seis meses, 137,50 euros los seis meses siguientes, y 192,50 euros el siguiente semestre.  

Además si somos trabajadores de menos de de 30 años o trabajadoras de menos de 35, la reducción se alarga hasta los 30 meses.

Con ello los autónomos que por primera vez inicien su actividad por cuenta propia pueden llegar a ahorrar más de 2.500 euros en cuotas a la Seguridad Social, y a cambio reciben las mismas prestaciones que si estuviera cotizando con la tarifa normal.

Ahora ya, sabiendo que existe esa tarifa plana para autónomos podemos dedicarnos a ver cómo es el proceso de darnos de alta, que se divide en dos pasos, primero en la Agencia Tributaria y luego en la Tesorería General de la Seguridad Social.

Cómo darse de alta como profesional autónomo | Agencia Tributaria

Primer paso: Declaración censal

Comenzamos nuestro camino a convertirnos en profesionales autónomos con una visita a la Agencia tributaria (aunque lo puedes hacer también desde casa si tienes un certificado digital o un DNI electrónico).

En la Agencia Tributaria tenemos que solicitar el Alta Censal para hacer constar que vamos a iniciar una actividad profesional y de este modo, entraremos a formar parte del censo de empresarios.

En esta Alta Censal que hacemos, se indican los datos personales de la empresa o de la persona autónoma, así como la actividad que se va a realizar, donde se ubica el negocio o la actividad profesional y el régimen fiscal por el que opta, general o simplificado.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Para hacer la declaración censal tenemos que rellenar un modelo que será el 036 en el caso de las personas jurídicas (régimen de alta general)  o el modelo 037 para las personas físicas dotadas de NIF(es el mismo número del DNI o NIE) que se dan de alta en el régimen simplificado. De hecho este segundo modelo 037 serviría para todos los autónomos.

Cualquier cambio o modificación en nuestra actividad, deberá estar reflejada en el modelo 037 que de nuevo tendremos que volver a presentar.

Segundo paso: Alta en el Impuesto sobre actividades Económicas (IAE)

Este otro punto para darse de alta como autónomo profesional, también se hace en la Agencia Tributaria aunque lo más seguro es que te lo puedas saltar aunque con matices.

El IAE es un impuesto que grava el ejercicio de la actividad profesional. Su finalidad es la de clasificar las actividades empresariales y profesionales a través del código denominado “epígrafe de la actividad”.

Es un impuesto que tenemos que pagar si facturamos más un millón de euros anuales, de modo que lo normal es que no lo tengamos que pagar, aunque eso no implica que no estemos obligados a darnos de alta en el impuesto es decir, cuando te des de alta en el censo de autónomos será necesario darse también de alta en el Impuesto de Actividades Económicas, a pesar de que no no vayas a generar los ingresos necesarios para declararlos.

Cómo darse de alta como profesional autónomo | Seguridad Social

Una vez nos hemos dado de alta como autónomos en la Agencia Tributaria, nos tocará ir a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS).

Afiliación y alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA)

Con el Alta Censal y nuestro IAE necesitamos ahora estar dados de alta en el RETA, que es nuestro régimen como trabajador autónomos.

Para ello, tienes que presentar (lo puedes hacer de manera presencial o por internet si tienes certificado digital o DNI electrónico) el modelo TA 0521  (aunque verás que hay variedades del modelo en función de las condiciones de cada autónomo).

Además de rellenar y presentar el modelo mencionado, tienes que aportar una serie de documentos que son:

  • DNI. o NIE
  • Alta en el censo de profesionales, modelo 037 
  • Alta en el Impuesto de Actividades Económicas, modelo 840 

Y si ya has trabajado por cuenta ajena anteriormente también tendrás que presentar tu tarjeta de afiliación a la Seguridad Social.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Por otro lado, los profesionales obligados a estar colegiados para ejercer su actividad tendrán que presentar el Certificado del colegio profesional correspondiente.

Cómo estipular la cuota de autónomos

El plazo que tememos para solicitar el alta en el RETA es de 30 días desde la comunicación del inicio de la actividad a la Agencia Tributaria, mediante el censo profesional.  El pago de la cuota de autónomos se hace mensual y tenemos que anotar en nuestra alta un número de cuenta bancaria a la que se descontará la cuota.

De manera automática y nada más darnos de alta en el RETA se nos aplicará el cobro de la primera cuota de modo que comenzarás tu actividad como autónomo pagando esos primeros 50 euros. Luego, en el momento en el que finalices el plazo de la tarifa plana, tendrás que definir la base de cotización (generalmente suele ser la mínima) y las coberturas por las que se cotiza.

Como eres nuevo autónomo y te acogerás a la tarifa plana, las coberturas de esta son exclusivamente la asistencia sanitaria, la prestación de jubilación y la posibilidad de emitir facturas.

Como ves, los pasos a seguir no tienen en realidad complicación alguna, aunque puede que una vez estés en la AEAT y o en la TSS puede que surjan cuestiones que tengan que ver con algunas excepciones en el caso de ser por ejemplo, socio colaborador del titular de la explotación.

Por ello, si tienes dudas en cada estamento lo resolverán pero también puede ser buena idea el solicitar la ayuda profesional de un gestor o gestoría que incluso te pueden hacer todos los trámites.

Errores típicos al darse de alta como autónomos

Los errores típicos al darse de alta como autónomos son mucho y más comunes de lo que alcanzamos a imaginar. El problema es que nos pueden salir muy caros, por lo que conviene saber bien qué hacer antes de meter la pata. Estos son los errores típicos al darse de alta como autónomos.

  • Capitaliza el desempleo antes de ser autónomo – Parece de lógica pero le pasa a mucha gente. Si quieres emprender por tu cuenta, necesitas dinero y si quieres pedir el pago único del paro, debes hacerlo antes de darte de alta como autónomo
  • Darte de alta en Hacienda pero no hacerlo en el RETA – Muy importante. Te tienes que dar de alta en Hacienda pero también en la Seguridad Social. De hecho, debes darte el alta en una y otra en el mismo mes natural. De no hacerlo, te expones a que te cobren el retraso y te impongan un 20% de interés por demora.
  • Darse de alta en la Seguridad Social antes que en Hacienda – Tampoco es el paso a seguir. Primero debes ir a Hacienda y, acto seguido, a la Seguridad Social. Si es el mismo día, mejor que mejor.
  • La edad y la base de cotización – Uno de los puntos que más quebraderos de cabeza da a los autónomos. Si quieres tener una base de cotización mínima, para que tu cuota sea lo más baja posible, debes tener menos de 47 años, si quieres que te quede algo para tu jubilación. Si eres mayor de 47 años, el mínimo que debes ponerte es de 1.900 euros o el margen en el que te podrás mover será mínimo.
  • No solicitar las bonificaciones – Si quieres tener bonificaciones y ayudas en tu cuota de autónomo, debes pedirlas en el momento del alta. Si lo haces después ,las habrás perdido. Sólo tienes una oportunidad, no la desaproveches.
  • Tu epígrafe correcto – Consulta muy bien el epígrafe IAE y CNAE que te corresponde, según el trabajo que desarrolles. De no hacerlo, te puedes llevar un susto. Además, cuenta con que puedes seleccionar varios epígrafes que no incrementarán la cuota.
  • Elegir una mutua al azar – No escatimes en la mutua que escojas, ni te dejes llevar por promociones puntuales. A la larga, te puede salir muy caro.
  • Si trabajas desde casa, haz constar tu vivienda en Hacienda – Todo autónomo necesita una sede. Si trabajas desde casa, ésta será la tuya. Por tanto, debes anotarlo, incluso especificar los metros cuadrados de la misma. Una de las ventajas es que te podrás deducir el IVA de los gastos del hogar. 
  • Comprar material antes de darte de alta – Otra de Perogrullo que es muy habitual. Si vas a comprar material relacionado con tu profesión, desde un ordenador a una sierra caladora, hazlo una vez estés dado de alta como autónomo. Si no, será complicado justificar dicha compra y, por tanto, deducir el IVA correspondiente. Parece de lógica, ¿verdad? Pues pregunta a algún compañero y alucina con la de gambazos que muchos han metido en este aspecto.

Artículo de interés:

DeFinanzas.com

Newsletter