Comprar un coche: ¿nuevo o de segunda mano? Ventajas y desventajas

Si bien es cierto que comprar coches nuevos es algo sumamente atractivo (a todo el mundo le apasiona la idea de sentarse en un automóvil recién estrenado, y oler su aroma a nuevo tan característico), es necesario analizar de forma detenida cuánto es posible ahorrar con el tiempo si, en lugar de comprar un automóvil […]

Si bien es cierto que comprar coches nuevos es algo sumamente atractivo (a todo el mundo le apasiona la idea de sentarse en un automóvil recién estrenado, y oler su aroma a nuevo tan característico), es necesario analizar de forma detenida cuánto es posible ahorrar con el tiempo si, en lugar de comprar un automóvil de paquete, optamos por uno de segunda mano. ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?.

Coche nuevo o de segunda mano

Se estima, de acuerdo a las últimas estadísticas, que una persona posee a lo largo de su vida alrededor de 13 automóviles; cada uno de ellos con un precio promedio de entre 10.000 a 18.000 euros aproximadamente. Sin embargo, si cada uno de estos coches tuviera 3 años, en lugar de optar por uno nuevo, nos podríamos ahorrar cerca de 50.000 euros durante nuestra vida.

Y es que el verdadero ahorro de dinero en la compra de un coche usado está envuelto en una palabra técnicamente financiera que en muchos casos puede sonar siniestra: depreciación.

¿Qué es la depreciación? Por qué debes tenerlo en cuenta si piensas comprar un coche nuevo…

Lo cierto es que cualquier objeto puede depreciarse. Desde un teléfono móvil hasta un ordenador, pasando por una casa o un coche. Todos estos elementos tienden a devaluarse a medida que pasa el tiempo.

Por tanto, la depreciación de un coche es la pérdida de valor del mismo a medida que pasan los años, algo que finalmente tendrá una relación directa con su valor de venta. Por este motivo la compra de un coche nunca puede ser considerado como una inversión, especialmente si solo realizamos un análisis económico.

¿Por qué? Muy sencillo: nunca podrás vender el vehículo por más dinero del que pagaste. A no ser, claro está, que nos encontremos con casos muy puntuales, en modelos de vehículos únicos.

Es más, ¿sabías que desde el mismo momento en el que sacas tu coche nuevo del concesionario, se produce una depreciación inmediata del mismo? Esta depreciación puede alcanzar el 18% en cuanto sale del concesionario o de la tienda donde lo hayamos adquirido. Y cada año, la sangría continúa sin detenerse.

Por otro lado, cada año se estima que el coche sufre una devaluación media del 10%. Así, si nos gastamos 20.000 euros en un coche nuevo comprado en 2013, hoy en día apenas tendrá un valor residual de unos 8.200 euros aproximadamente. Y para el año 2023 apenas valdría 5.800 euros. Pero en estos porcentajes no solo influye la devaluación media anual, sino el kilometraje y el estado general del vehículo.

Coche nuevo

Pero podríamos echar un vistazo a dos vehículos similares, uno nuevo y uno usado, y relacionarnos bajo el concepto de la devaluación:

  1. Depreciación del coche nuevo: Supongamos que compras un coche nuevo por 30.000 euros, y lo vendes tres años después por 15.000 euros. La depreciación del vehículo habrá sido de 15.000 euros.
  2. Depreciación del coche usado: Supongamos que compras el mismo automóvil, pero en lugar de ser nuevo, éste tiene ya 3 años en el momento en que lo adquieres. Podrías comprar el coche por 15.000 euros. Tres años después, podrías venderlo por 10.000 euros. Efectivamente, la depreciación del vehículo habrá sido de solo 5.000 euros. Por lo que terminarías perdiendo menos dinero.

Ahora bien, ¿qué ocurre con quienes piensan que comprar un coche nuevo es mucho mejor, además de ser técnicamente más seguro? Veamos.

Los viejos estigmas de los coches usados

Solía ser habitual que, antaño, muchas personas dejaran a un lado los coches usados argumentando que solo se trataba de una forma de comprar los problemas de otra persona. Sin embargo, esto hoy en día puede no ser tan correcto… ¿Por qué?:

  • Fiabilidad: Los coches nunca han sido tan fiables de lo que lo son hoy. No es raro, por tanto, que un vehículo pueda llegar a los 100.000 kilómetros antes de necesitar reparaciones mayores.
  • Mantenimiento: Todos los automóviles, sean nuevos o usados, requieren de un mantenimiento regular, como cambios de aceite, rotación de neumáticos… Pero incluso los neumáticos y las pastillas de freno duran muchísimo más que antes, por lo que hoy es posible conducir vehículos mucho más lejos entre las visitas de mantenimiento programadas.

Coches usados

Ventajas de un coche nuevo

Pero es evidente que los coches nuevos también tienen sus ventajas… A pesar de que todo lo relacionado con los coches usados se traduzca evidentemente en un menor coste:

  • Puede ser más fácil: Se supone que todos los coches nuevos son perfectos, de manera que no es necesario llevarlo a un mecánico.
  • Más opciones de financiación: Los fabricantes de automóviles ofrecen muchos incentivos con el fin de atraer a los compradores, como por ejemplo podría ser el caso de acuerdos interesantes con entidades financieras con las que el cliente puede financiar su vehículo (a un mejor tipo de interés), o bien reembolsos en efectivo.
  • Tecnología mucho más avanzada: Cada año se introducen nuevas características relacionadas con el confort, el rendimiento y la seguridad. Sin embargo, cuando compras un coche usado, tienes que esperar varios años para poder disfrutarlos.
  • Aparente tranquilidad: Un coche nuevo probablemente aporta más confianza que uno usado, a pesar de que hoy en día los coches usados son mucho más fiables que en el pasado. Por ejemplo, si un vehículo nuevo se estropea, es posible repararlo de forma gratuita siempre y cuando se encuentre dentro del período de la garantía de fábrica. 

La depreciación, no hay duda, es un “asesino” silencioso para cualquier vehículo. Pero al comprar cualquier vehículo, especialmente si aún mantiene su valor, puedes minimizar sus efectos fácilmente. ¿La clave? Utilizar una calculadora y descubrir cuánto pagarás de más o de menos mensualmente si compras un vehículo usado y uno nuevo.

También te puede interesar