Escrito por

Consejos para reducir la cuota de la hipoteca

Hoy por hoy el mercado hipotecario en España está sufriendo una de sus mayores crisis, con 800 familias quedando desamparadas cada semana en España por no poder hacer frente a la cuota hipotecaria, no hay individuo que no tema estar en una situación similar por producto de la crisis. No obstante, existen determinadas soluciones que pueden ayudarnos a hacer frente a la hipoteca al renegociar la misma. Existen multitud de formas de reducir nuestra cuota hipotecaria teniendo en cuenta que hasta la fecha siempre hayamos pagado correctamente. Pero ¿qué formas son estas?

1)      Ampliar el plazo: Esta es la forma más sencilla de reducir la cuota aunque como efecto negativo tiene que al final terminas pagando mucho más por tu vivienda.

2)      Carencia de Capital: Muchas entidades ofrecen períodos de carencia de capital, estos períodos cuyo máximo varía de entidad a entidad te ofrecen un período en el cual únicamente pagas los intereses de la hipoteca, reduciendo la cuota hasta en un 70%. Desde luego al terminar este “período de gracia” tendrás que volver a pagar cientos de euros más pero al menos de este modo puedes salir del apuro y evitar que te embarguen por insuficiencia de fondos.

3)      Capital Diferido: Esta opción significa que pactas con la entidad para pagar en la última cuota, por ejemplo, el 20% de la vivienda. Con este método la hipoteca se realiza sobre el 80% restante de este modo reduciendo el impacto mensual. A su vez para no tener que pagar ese 20% de la nada muchas veces se acuerda con la entidad una prolongación de la hipoteca para poder hacer frente a dicho 20%.

4)      Negociar tu interés: Esto es solo una opción para aquellos con un buen perfil económico que tienen una vinculación con la entidad ya sea  a través de la contratación de productos asociados a la hipoteca u confiando en ellos sus finanzas.

5)      Aplazamiento de una cuota: Este es un servicio que tampoco ofrecen todas las entidades pero que consiste básicamente en que la entidad te da la posibilidad de no pagar una cuota al año durante 10 años consecutivos como máximo. Esta es una opción ideal, por ejemplo, para los autónomos que cuentan con ingresos irregulares.

6)      Amago de Subrogación: Le presentas a tu entidad una oferta vinculante no firmada de otra entidad para realizar la subrogación y pasar tu hipoteca a dicha entidad. Si el banco le interesa tenerte como cliente entonces responderá a dicho amago y te ofrecerá una buena oferta.

7)      Subrogación: Esta es la última opción tras no lograr nada bueno con nuestra actual entidad, aquí directamente traspasamos nuestra hipoteca a otra entidad que nos ofrezca mejores condiciones. Hemos de tener en cuenta que dicha subrogación suele conllevar un coste notable y es importante asesorarse

Por último recordar que todo es negociable en materia de hipotecas si tienes un buen perfil y potencias lo positivo que tienes para la entidad.