Consejos para reducir la cuota de la hipoteca

Hoy por hoy el mercado hipotecario en España parece que no se acaba de recuperar. Son muchas las familias que se las ven y se las desean para poder reducir gastos en lo que respecta a lo que pagan de hipoteca, y si tú eres una de esas personas, has de saber que existen determinadas […]
DeFinanzas.com

Hoy por hoy el mercado hipotecario en España parece que no se acaba de recuperar. Son muchas las familias que se las ven y se las desean para poder reducir gastos en lo que respecta a lo que pagan de hipoteca, y si tú eres una de esas personas, has de saber que existen determinadas soluciones que pueden ayudarnos a hacer frente a la hipoteca al renegociar la misma. Existen multitud de formas de reducir nuestra cuota hipotecaria teniendo en cuenta que hasta la fecha siempre hayamos pagado correctamente. Pero ¿qué formas son estas?. Veamos ahora cuáles son los mejores Consejos para reducir la cuota de la hipoteca.

Consejos para reducir la cuota de la hipoteca

Consejos para reducir la cuota de la hipoteca

Varios son los consejos que podemos seguir a la hora de reducir la cuota de la hipoteca. En este sentido, podemos incluso aplicar alguno de estos consejos antes de contratar la hipoteca. Veamos cuáles son:

Consejos reducir la cuota de la hipoteca

Compara entre hipotecas

En primer lugar, es importante enfatizar la importancia de buscar una hipoteca, en lugar de ir siempre a tu banco.

El hecho es que muchas de las mejores ofertas provienen por ejemplo de las hipotecas online, por lo que debes hacer una investigación y comparar ofertas ya que a la larga, puede generar ahorros muy importantes.

Recurre a un agente hipotecario

Aunque creas que el servicio de un agente hipotecario supondrá un gasto que en realidad es mejor ahorrarse, lo cierto es que consultar de manera puntual a un agente nos puede ahorrar, a la larga, mucho dinero.

Con la ayuda de un agente hipotecario, no solo tendrás más probabilidades de saber con precisión qué bancos tienen más probabilidades de querer prestar a alguien en tu posición, sino que a menudo tendrás acceso a hipotecas más acordes a tu situación. Ellos van a poder comparar mejor que nosotros mismos, y seguro que van a conseguir que puedas contratar una hipoteca que a la larga, no te cueste tanto.

Calcula bien las tasas y el porcentaje de interés

Antes de contratar la hipoteca, el factor clave estará en la relación entre la tasa de interés de su hipoteca y el valor del préstamo; en otras palabras, qué tan grande es el préstamo como proporción del valor total de la vivienda. Si pides prestado el 90% del valor de la propiedad, tendrás una tasa de interés mucho más alta que si tomas prestado el 60%, por ejemplo.

Por lo tanto, debes tomarte tu tiempo para ahorrar un depósito más significativo y disfrutarás de una tasa de interés menor y, por lo tanto, de cuotas de hipoteca que serán más pequeños.

Ampliar el plazo

Esta es la forma más sencilla de reducir la cuota aunque como efecto negativo tiene que al final terminas pagando mucho más por tu vivienda.

Puede que ya lleves tiempo pagando, y veas que pasas una mala época. Será bueno que hables con el banco y que decidáis si ampliar el plazo o negociar algún tipo de acuerdo que no conlleve a que tengamos que acabar sin poder pagar las cuotas y que esto signifique que tal vez ya no podemos pagar más plazos.

Paga de más cuando puedas

En líneas similares, vale la pena pagar de más en tu hipoteca si existe un periodo en el que te lo puedas permitir.

La mayoría de las hipotecas te permiten pagar en exceso en un 10% cada año sin incurrir en tarifas adicionales, y hacerlo significa que pagará el saldo total de la hipoteca más rápido, ahorrando miles de intereses en el proceso. Además si tu banco te permite hacer esto cuando las cosas te vayan  bien, podrás reducir bastante la cuota en el momento en el que tengas problemas a la hora de afrontar los pagos.

Carencia de Capital

Muchas entidades ofrecen períodos de carencia de capital, estos períodos cuyo máximo varía de entidad a entidad te ofrecen un período en el cual únicamente pagas los intereses de la hipoteca, reduciendo la cuota hasta en un 70%. Desde luego al terminar este “período de gracia” tendrás que volver a pagar cientos de euros más pero al menos de este modo puedes salir del apuro y evitar que te embarguen por insuficiencia de fondos.

Capital Diferido

Esta opción significa que pactas con la entidad para pagar en la última cuota, por ejemplo, el 20% de la vivienda. Con este método la hipoteca se realiza sobre el 80% restante de este modo reduciendo el impacto mensual. A su vez para no tener que pagar ese 20% de la nada muchas veces se acuerda con la entidad una prolongación de la hipoteca para poder hacer frente a dicho 20%.

Consejos para reducir cuota de la hipoteca

Negociar tu interés

Esto es solo una opción para aquellos con un buen perfil económico que tienen una vinculación con la entidad ya sea  a través de la contratación de productos asociados a la hipoteca u confiando en ellos sus finanzas.

Advertisement

Aplazamiento de una cuota

Ya os hemos mencionado anteriormente que siempre se puede negociar con el banco el aplazar el pago de alguna de las cuotas, pero queremos hablaros con más detalle al respecto ya que este es un servicio que no ofrecen todas las entidades pero que consiste básicamente en que la entidad te da la posibilidad de no pagar una cuota al año durante 10 años consecutivos como máximo. Esta es una opción ideal, por ejemplo, para los autónomos que cuentan con ingresos irregulares.

Amago de Subrogación

Le presentas a tu entidad una oferta vinculante no firmada de otra entidad para realizar la subrogación y pasar tu hipoteca a dicha entidad. Si el banco le interesa tenerte como cliente entonces responderá a dicho amago y te ofrecerá una buena oferta.

Subrogación

Esta es la última opción tras no lograr nada bueno con nuestra actual entidad, aquí directamente traspasamos nuestra hipoteca a otra entidad que nos ofrezca mejores condiciones. Hemos de tener en cuenta que dicha subrogación suele conllevar un coste notable y es importante asesorarse

Por último recordar que todo es negociable en materia de hipotecas si tienes un buen perfil y potencias lo positivo que tienes para la entidad.

También te puede interesar