Escrito por Tendenzias

¿Cuándo es necesario firmar un contrato de confidencialidad?

Firmar un contrato siempre supone un compromiso, por parte de la persona que firma así como quien lo redacta o emite, pero además existen los que son conocidos como contratos de confidencialidad, y que puede que se tengan que establecer y firmar para trabajos o para ocasiones excepcionales. Veamos a continuación, ¿Cuándo es necesario firmar un contrato de confidencialidad?.

Contratos de confidencialidad

¿Qué es un contrato de confidencialidad?

Contratos de confidencialidad que es

Un contrato de confidencialidad, también conocido como acuerdo de confidencialidad es un contrato legal escrito entre un empleador y un empleado. El acuerdo de confidencialidad establece términos y condiciones vinculantes que prohíben que el empleado divulgue información confidencial y propietaria de la compañía.

Un contrato de confidencialidad suele ser  vigente durante la duración del empleo de un empleado y por un período de tiempo después de la terminación del empleo. El término usual de un contrato de confidencialidad es de entre uno y tres años y puede incluir además actividades que el ex empleado no puede realizar durante ese período.

Entonces podemos decir que un contrato de confidencialidad es un contrato excepcional que suele darse en determinados casos en los que la empresa considere que quizás el trabajador puede ser susceptible de revelar información de la compañía a la competencia o a terceros.

Veamos a continuación cuando será necesario establecer entonces un contrato de confidencialidad.

¿Cuándo es necesario firmar un contrato de confidencialidad?

Contratos de confidencialidad cuando

Un acuerdo de confidencialidad puede que sea necesario en las siguientes circunstancias:

  • Cuando el trabajador deba realizar entrevistas y contactos con clientes o proveedores que podrían convertirse en una competencia. Suelen ser entrevistas controladas pero de todos modos puede que haya un contrato de confidencialidad previo para que el trabajador no rebele ciertos aspectos de la compañía.
  • Cuando se realizan entrevistas de trabajo de alto nivel durante las cuales la información confidencial de la compañía se discute, de modo que es posible que los candidatos firmen un acuerdo de confidencialidad antes de la entrevista.
  • Cuando se contrata a un consultor o contratista al que se le puede hacer firmar un contrato de confidencialidad para que no filtre datos de la compañía.
  • En el caso de tener proveedores de productos específicos, puede que ambas partes firmen un contrato de confidencialidad.
  • Cuando se producen situaciones como las de la compra de acciones o de la empresa, o cualquier interacción durante la cual se podría compartir información confidencial.

Los empleadores se benefician de los acuerdos de confidencialidad porque mantienen a estas partes al margen de compartir conocimiento, secretos comerciales, información de clientes o productos, planes estratégicos y otra información que es confidencial y propiedad de la compañía con los competidores.

Contenido de un Contrato de Confidencialidad

Los acuerdos de confidencialidad estipulan que el firmante no puede revelar o de ninguna manera beneficiarse de la información confidencial suministrada por su empleador, clientes, proveedores y cualquier otra parte que pueda beneficiarse de información confidencial que se compartida.

Los contratos de confidencialidad no solo hacen mención a no compartir secretos de la empresa, sino que además pueden incluir el tiempo durante el cual un empleado, que deja su empleo, no puede trabajar para una compañía competidora.

Obviamente, el objetivo es que el ex empleado no pueda beneficiarse o beneficiar a un nuevo empleador con la información obtenida que se obtuvo de un competidor, el antiguo empleador.

De hecho, algunos contratos de confidencialidad prohíben que un empleado trabaje en la misma industria al dejar el empleo por un período de tiempo, a menudo de dos años. Otros extienden esta prohibición a los proveedores y vendedores de la industria.

Los contratos de confidencialidad son además el documento legal sobre el cuál las empresas pueden llegar a reclamar el derecho de propiedad sobre cualquier cosa que el trabajador desarrolle, escriba, produzca o invente durante el tiempo que el tiempo que el empleado trabajó para ellos, incluso si el trabajo se desarrolló en el tiempo libre del empleado y fuera del lugar de trabajo.

Eso sí, un acuerdo de confidencialidad debe ofrecer una cláusula que permita a un empleador firmar o dar permiso al firmante para utilizar la información de propiedad de la compañía. El empleador podría permitir esto si cree que existe un beneficio directo, y no una pérdida potencial, de permitir que el ex empleado comparta la información con otra organización.

De este modo, puede que el trabajador tenga información privilegiada que de dar a conocer hará que la compañía crezca, en este sentido no habrá problema en desvelar esos secretos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Recomendaciones relacionadas con los Contratos de confidencialidad

Contratos de confidencialidad consideraciones

Aunque nos quede claro qué es un contrato de confidencialidad y en qué casos suele utilizarse lo cierto es que a menudo, surgen dudas de cómo podemos llevarlo a cabo, de modo que es siempre aconsejable que los empleadores establezcan contrato de confidencialidad mediante abogado especializado en empleo.

De este modo, si existe algún problema o se rompe el contrato de confidencialidad firmado, los empleadores podrán demandar sin problema al empleado. Teniendo a un abogado para este tipo de contratos facilitará el trabajo por si acaso hemos incluído alguna cláusula que sea susceptible de ser rebatida.

Por otro lado,  es mucho más fácil implementar un acuerdo de confidencialidad desde el primer momento en el que vas a contratar al empleado, porque de este modo, el trabajador  sabe antes de aceptar el trabajo que es un requisito para el empleo. En este caso, el acuerdo de confidencialidad se pondrá en marcha y estará dentro de los términos y condiciones de empleo cuando el posible empleado acepta su oferta de trabajo .

La implementación de un contrato de confidencialidad después de la contratación -en algunos casos, años después- provocaría que los empleados sientan como si el empleador cambiara los términos y condiciones de su empleo. Algunos se negarán a firmar, por lo que empleador puede perder empleados a los que querría poder retener.

Artículo de interés:

Si deseas poder conocer más sobre contratos, te dejamos este otro post que sin duda será de tu interés:

DeFinanzas.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos