Escrito por Tendenzias

¿Cuándo son buena idea los préstamos urgentes?

Cuando surge algún imprevisto, los préstamos urgentes son una buena solución para poderlo solventar de inmediato. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de consejos, para no caer en una espiral de deudas si no podemos hacer frente al préstamo urgente, aunque sea de poca cantidad.

Ahora bien, ¿qué son los préstamos urgentes?

Los préstamos urgentes son un tipo de financiación que se destaca de las demás por la rapidez en la que se realiza, tanto el trámite como la concesión del dinero que se presta.

Dependiendo de la cantidad de dinero solicitado, el tiempo de tramitación variará. Por ejemplo, por un lado estarían los mini préstamos urgentes, en los que se puede conseguir hasta 1000 euros y cuyo trámite puede durar unos quince minutos; hasta los préstamos urgentes de mayor cuantía, en los que podíamos obtener hasta 60.000 euros y que tardan como mínimo unas 48 horas en tramitarse.

Los préstamos urgentes suelen solicitarse vía online, ya que es la vía más rápida para que la entidad pueda comprobar los datos del cliente y su solvencia, y éste pueda enviar tanto la solicitud del préstamo como la documentación escaneada y firmada. Este tipo de préstamo no suele tener gastos de gestión ni formalización.

Asimismo, la transferencia del dinero que se va a prestar (si la solicitud ha sido aprobada), tarda en enviarse unos 15 minutos si el prestamista y el cliente trabajan con el mismo banco. Sin embargo, si éste fuera de diferente entidad, habría que esperar de media unos dos días a que la transferencia se haga efectiva. Por lo tanto, si el dinero urge bastante, es aconsejable buscar compañías financieras que trabajen con el mismo banco.

¿Pedir préstamos urgentes es buena idea?

Sí, siempre que lo hagas con sentido común. Antes de lanzarse al vacío sin paracaídas, hay que estudiar cada caso para poder aterrizar en alguna base que pueda salvarnos del salto.

Es decir, es importante conocer y estudiar las condiciones de cada préstamo urgente, así como valorar si es realmente necesario solicitarlo, ya que podrás sobreendeudarte y no acabar nunca de pagar las deudas que se te van acumulando.

Al solicitar préstamos urgentes, aunque sea una cantidad ínfima, tienes que saber que deben devolverse en un plazo corto de tiempo y con sus intereses, por lo que al mes o a dos meses, deberás devolver esa cantidad de dinero, más un tanto por ciento concreto. Para eso, debes valorar si en ese plazo de tiempo tendrás la suficiente solvencia para poder hacer frente a ese pago.

Pedir préstamos urgentes es una buena idea cuando debemos hacer frente a un pago puntual que no afecte a nuestra economía mensual, y cuando podamos pagarla al mes o dos meses más sus intereses. Por ejemplo: pagar una reparación, una multa, la vuelta al cole…

Precauciones que debemos tomar al solicitar préstamos urgentes

En el momento que valoremos si necesario pedir el préstamo urgente, dada algunas de las situaciones descritas en el punto anterior, debemos de tener muy en cuenta y pararnos a analizar las siguientes precauciones, con el fin de evitar un fraude y que nos lleve a problemas muy graves.

Analiza cada punto y valora a conciencia:

  • No nos sacará de ASNEF: los préstamos urgentes no tienen como finalidad sacarnos del listado de morosos, aunque admitan clientes con ASNEF. Es más, hay algunas webs (que no son compañías legales), que brindan al cliente quitarle del listado mediante el previo pago de gastos de abogados y otros trámites. Si te ofrecen esto, huye. Sólo puede uno quitarse de ASNEF saldando su deuda y dando parte al fichero.
  • Nunca enviar dinero por adelantado: ninguna compañía financiera prestamista cobra comisiones o intereses por hacer trámites de gestión o formalización, sólo al final de la deuda, junto con el pago total del dinero prestado. Si la compañía te pide dinero por adelantado, no te fíes…
  • Asegúrate que tus datos online estén seguros: mediante dos características fáciles de distinguir: al entrar en su web, verifica que la página web esté escrita después de https:// y que esté señala con un candado verde.
  • Lee detenidamente los términos y condiciones: en la mayoría de los casos, en la web de la entidad hay miles de palabras que nadie lee y, por eso, muchos clientes aceptan corriendo sin saber lo que pone. Esto es un grave error. En estos casos sobre todo, deben leerse todos los términos y condiciones en los que se explican claramente los intereses, los plazos y las características del préstamo urgente a solicitar.
  • Lee el aviso legal: aquí se verifica si el propietario de la página web es un prestamista legítimo o un intermediario financiero.

Ten la precaución de pararte en cada punto descrito y analizar a conciencia cada uno de ellos. En algunos casos, pedir préstamos urgentes sí es una buena idea.

Con crediteria.es podrás comparar todas las ofertas de una manera rápida y sencilla, y optar por la que mejor se ajuste a tu situación financiera.

DeFinanzas.com

Newsletter