Escrito por

Renting y Leasing ¿Cuáles son las diferencias?

Cuando hablamos en términos de renting o leasing siempre nos viene a la cabeza que son conceptos parecidos relacionados con la financiación. Dos opciones cada vez más utilizadas pero que no son lo mismo sino que tienen sus propios mecanismos de desarrollo y además sus propias condiciones. Veamos a continuación, Renting y Leasing ¿Cuáles son las diferencias?.

Qué es el renting

Diferencias renting leasing

Cuando hablamos de renting, estamos hablando en realidad del modo financiero en el que podemos obtener algo que necesitamos, por ejemplo un coche, sin la necesidad de comprarlo. La palabra “renting” viene de “rent” que significa “alquilar”; de modo que podemos decir que se trataría del pago periódico realizado al propietario de una propiedad para el uso de dicha propiedad, según lo determinado por un contrato de renting (alquiler).

Aunque el término en sí se puede aplicar a distintos tipos de propiedades, normalmente cuando oímos hablar de “renting” suele ser cuando se ofertan coches para empresas o particulares, por los cuáles pagamos una cantidad fija al mes en concepto de alquiler del mismo. De todos modos, también podemos hacer “renting” de un bien mueble.

Lo habitual es que el “renting” se realice durante un período de un año. A pagar en cuotas mensuales, aunque también se puede acordar hacerlo de manera trimestral o anual. Además, y esto se suele dar cuando hacemos un “renting” de un coche, al pago de la cuota por el “alquiler” del vehículo se le suman otras coberturas como puede ser que se incluya un seguro o que se hagan revisiones del coche cuando sea necesario. También es habitual que nos den uno de “sustitución” en el caso de haber tenido cualquier problema con el coche que tenemos en renting.

Debido a que un contrato de renting es un acuerdo contractual (tanto en el caso de empresas como particulares), ambas partes están obligadas a cumplirlo por su duración. El alquiler debe pagarse de manera oportuna y constante, generalmente el primer día del mes, y a menudo, los pagos atrasados ​​se penalizan según los términos del arrendamiento. Por otro lado, el dueño de la propiedad no puede terminar unilateralmente el contrato ni cambiar las condiciones sin el acuerdo de quien alquila

Qué es el leasing

Por otro lado, tenemos que hablar del leasing que viene de “to lease” que se puede traducir como “arrendar”. Es el término que utilizamos para definir cuando se produce un contrato de alquiler de terrenos, edificios, etc., a otro; un contrato o instrumento que transmite propiedad a otra por un período especificado con opción a compra.

 leasing

De este modo si por ejemplo tenemos un coche en contrato de leasing, este va a ser nuestro durante el tiempo que hayamos pactado. De ello se desprende que mientras tengamos el coche, seremos nosotros quienes nos hacemos cargo del seguro, de llevarlo al taller si se estropea y de los gastos que conlleve su mantenimiento. Y no olvidemos, que una vez hemos terminado el contrato de arrendamiento, tenemos opción a compra.

Por otro lado, tenemos también el conocido como “leasing financiero”, que es el término que hace referencia precisamente a las empresas que compran bienes, ya sean coches o oficinas por ejemplo, para luego “arrendarlas” a terceros. De este modo se realiza un contrato mercantil entre la empresa y la persona o empresa a quien le realiza el leasing. El arrendador es dueño del bien arrendado, mientras que el arrendatario hace uso de ese bien pagando por él y asumiendo todos los costes “extra” que conlleve pero sin que en realidad sea suyo.

Al término leasing le podemos sumar otra acepción o caso que es cuando se produce el conocido como “leaseback“. En este caso una empresa que tiene bienes y necesita de financiación, vende ese bien a una empresa de leasing que a su a vez se lo arrenda.

Diferencias entre renting y leasing

Renting y Leasing ¿Cuáles son las diferencias? Una vez hemos explicado qué es el renting y qué es el leasing, las respuesta a esa pregunta nos queda más clara. La principal diferencia entre estas dos operaciones de financiación estára en el hecho de que en el renting alquilamos un bien por el que pagamos una cuota sin que sea de nuestra propiedad, mientras que en el leasing el alquiler nos hace “propietarios” (en cierto modo) de lo arrendado durante el tiempo contratado dado que así actuamos durante ese período y además podemos comprar el bien una vez haya finalizado nuestro contrato.

Por otro lado, tenemos que hablar de diferencias entre quienes son los responsables del bien en el periodo en el que es alquilado o arrendado. En el caso del renting, la empresa de renting es responsable del bien, mientras que en el caso del leasing el cliente o arrendador es quien se hace responsable. 

Otra de las diferencias que se dan entre renting y leasing es el periodo de alquiler o arrendamiento del bien en cuestión. Cuando hacemos un renting, el periodo del contrato mínimo suele de ser de seis meses o de un año con un máximo de 60 meses. En el caso de un leasing, legalmente se establece que el contrato debe ser mínimo por dos años.

Diferencias renting y leasing

En cuanto a como se contabiliza el bien, en el renting el coche o bien se contabiliza como gasto, en el caso del leasing, se contabiliza dentro de los activos de negocio de quien lo arrenda.

Además, cuando contratamos un renting siempre se hace previsión de gasto, dado que la empresa nos contabiliza no solo el alquiler de lo que tenemos que pagar, sino que se tiene en cuenta también los gastos que implique el uso del bien (seguro de coche, averías, etc…). Cuando hacemos un leasing, no se hace previsión de gastos, ya que no se sabe que gastos va a generar en sí el bien.

Por último podemos añadir que con el renting, la empresa que nos alquila se hace cargo de todas las gestiones, mientras que en el leasing, somos nosotros los arrendadores quienes se encargan de hacer todas las gestiones que conlleve arrendar un bien.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos