Escrito por

La gestión pasiva demuestra su superioridad a largo plazo frente a la gestión activa

Spiva lanza una contundente estadística que hace palidecer a la gestión activa o tradicional.

Las ventajas o inconvenientes de la gestión pasiva frente a la gestión activa están siendo cada día más un tema de debate concurrente entre los profesionales de las finanzas y del mercado bursátil.

En este contexto, datos recientes obtenidos por Spiva en base a los análisis de datos de mercado reales acerca de la rentabilidad de los fondos de inversión en un plazo de diez años han arrojado una luz definitiva al respecto. De hecho, dejan muy claro que en media la gestión pasiva acaba resultando mucho más rentable que la activa cuando se trabaja en largos periodos de tiempo. La gestión pasiva suele obtener mayor rentabilidad no solo gracias a una reducción de gastos, sino también a un significativo incremento de la diversificación de valores al replicar índices de referencia.

Acerca de esta conclusión, a los menos familiares con la materia pueden recomendamos acudir a portales como www.fondosindexados.net para buscar más información al respecto (este, en concreto, es uno de los mejores en la actualidad) antes de proceder. No obstante, las cifras dejan clara cuál es la realidad en el terreno financiero.

Así, el primer dato que llama la atención de todas las estadísticas publicadas por Spiva apunta directamente a los fondos de gestión activa de acciones paneuroepas, de los cuales un 59% no fue capaz de superar al índice S&P Europe 350 en el ejercicio desde junio de 2017 hasta 2018. Un porcentaje que, si bien llama la atención, palidece cuando se hace la misma comparativa en un plazo de diez años, en los que la cantidad asciende a un 87%.

Se puede seguir, desplazándonos a territorios estadounidenses y comprobando que tan solo un 2,24% de los fondos activos elegibles invertidos en acciones de Estados Unidos pudieron superar o, tan solo, igualar los índices del S&P 500. Con un ejercicio de matemáticas sencillo, comprobamos que el 97,76% fue el índice de fracaso para la gestión activa.

De forma similar, es posible extrapolar al fondo Global Equity y comprobar cómo las inversiones gestionadas de forma activa, en este caso en euros, llevaron a un total de tan solo el 1,07% pudo sobrevivir o superar al S&P Global 1200.

Datos que respaldan la fortaleza de las gestiones de carácter pasivo para el seguimiento de este tipo de índices con respecto a las gestiones activas, siempre y cuando se trabaje a largo plazo. Con cifras como estas, no es de extrañar que haya una buena cantidad de inversores que prefieran acudir a gestoras de patrimonios especialistas en inversión pasiva como www.finizens.com, para llevar a cabo sus estrategias indexadas dentro de la bolsa. Este es un terreno muy complicado, cualquier profesional lo sabe, y siempre hay que operar siguiendo los procedimientos más eficaces confiando en las empresas con más conocimiento en la materia.

Autor: Xabier Prada

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?