Las comisiones que no puede cobrarte tu banco

Tener una cuenta de ahorro bancaria, o de hecho, cualquier tipo de cuenta en un banco implica el cobro de comisiones, pero ¿qué pasa cuando nos damos cuenta que nos están cobrando por transacciones que en realidad no tienen gasto alguno? Hemos de tener claro las comisiones que no puede cobrarte tu banco, y sobre […]

Tener una cuenta de ahorro bancaria, o de hecho, cualquier tipo de cuenta en un banco implica el cobro de comisiones, pero ¿qué pasa cuando nos damos cuenta que nos están cobrando por transacciones que en realidad no tienen gasto alguno? Hemos de tener claro las comisiones que no puede cobrarte tu banco, y sobre todo cómo actuar cuando esto se produce.

Las comisiones que no puede cobrarte tu banco

Las comisiones que no puede cobrarte tu banco

Antes de hablarte de esas comisiones que el banco no te puede cobrar bajo ningún concepto, tenemos que señalar algo que resulta evidente, y es que las comisiones son una constante vía de ingresos para cualquier banco. Si nos fijamos en cifras exactas, un informe del comparador finaciero HelpMyCash, señalan que durante el año pasado, los principales bancos de nuestro país recaudaron en comisiones a sus clientes más de 10.200 millones de euros.

Comisiones que no puede cobrarte tu banco

Es fácil entonces entender a santo de qué viene que de repente nos llegue un cargo de comisión aumentado por el mantenimiento de una cuenta o de una tarjeta de crédito, pero debemos fijarnos (a veces hasta con lupa) en esas pequeñas comisiones que a veces son solo céntimos pero que a la larga, suponen un claro beneficio para nuestro banco a costa de nuestro dinero.

Además, todo apunta a que en principio los bancos tienen «carta blanca» a la hora de poder cobrar las comisiones que deseen sin que la ley haga nada ya que no se ha establecido un importe máximo legal que se pueda aplicar. Desde el Banco de España, que en teoría debería regular toda esta situación, no se da permiso, pero tampoco se niega el limite de las comisiones que cobran los bancos.

Sin embargo, sí que existen ciertas comisiones que de ninguna de las maneras nos pueden cobrar, de modo que si vemos que nos las cobran estamos en todo nuestro derecho de reclamar. Los casos en los que este tipo de comisiones se producen son cada vez más raros, pero no está de más que nos fijemos en cuáles son y cómo actuar para que nos devuelvan lo descontado.

Comisión por hacer una transferencia SEPA

Las transferencias SEPA corresponde a las transferencias que se realizan entre cuentas que pertenecen a países de la zona SEPA (los veintiocho estados de la Unión Europea más Liechtenstein, Islandia y Noruega así como San Marino, Mónaco y Suiza) y tienen el mismo coste que cualquier transferencia doméstica.

Según se establece por el Reglamento 924/2009  las comisiones que puede cobrar un banco por hacer una transferencia al extranjero (a países de la zona SEPA) en euros son las mismas que las de una transferencia nacional en la misma moneda y por el mismo importe. Es decir, en el caso de que tus transferencias entre entidades bancarias sean gratuitas en España, también deben serlo las que hagas por ejemplo a Francia.

Ahora has de saber que existe un importe límite para transferencias transfronterizas, que se establece en un máximo de 50.000 euros.

Comisión de mantenimiento en la cuenta asociada tu hipoteca

Cuando se solicita una hipoteca, lo más normal es que el banco nos obligue a abrir una cuenta asociada o que asociemos una que ya tengamos dada de alta. La sorpresa viene luego, cuando a final de año, o de forma semestral, nos cobran un importe por el mantenimiento de dicha cuenta.

Saber si estamos obligados o no a pagar esta comisión, tendrá que ver (y mucho) con la fecha en la que firmamos nuestra hipoteca o crédito. En el caso de que la firma se produjera antes del 29 de abril de 2012 ( y si además posteriormente no se llevó a cabo ninguna novación), el banco no nos puede cobrar una comisión de mantenimiento. Si en cambio la hipoteca se firmó después de esa fecha, sí que es legal que nos cobren la comisión, aunque de ella y de cualquier otro gasto vinculado tenemos que ser informados antes de firmar la hipoteca.

Las comisiones que no puede cobrarte banco

Comisión por reclamar una deuda

En el caso de haber contraído una deuda que haya sido informada al banco, cualquier tipo de gasto administrativo que debe realizar nuestra entidad bancaria, se cobra después en una comisión que se denomina «comisión por reclamación de posiciones deudoras».

Esta es una comisión del todo legal, pero lo cierto es que es su cobro no está siempre justificado. Para que sea legal cobrar este tipo de comisión es necesario que aparezca como tal en el contrato de la cuenta a la que se haya cargado el importe de la comisión, pero además nos deben dejar claro que lo cobrado está directamente relacionado con los costes por la gestión de la deuda. Es decir, el importe debe ser el coste real de lo que le haya costado al banco esa reclamación de una posición de deuda. Además, es importante señalar también que solo se puede cobrar una vez por el mismo descubierto.

Comisión por descubierto sobre cuentas con saldo cero

Si tienes una cuenta que apenas usas o es una cuenta que dejas habitualmente a cero, es posible que el banco lo vea como una oportunidad para cobrarte una comisión con la excusa del mantenimiento de una cuenta que en realidad está casi inactiva. Lo ideal es que canceles cualquier cuenta con saldo cero para ahorrarte este problema, pero en el caso de que se produzca, el banco tiene todo el derecho a cobrar la comisión que desee, pero nunca puede cobrar la comisión que posiblemente te quieran pasar por el descubierto que se produzca a partir del adeudo de las comisiones que te hayan pasado previamente.

Es decir, si tienes la cuenta a cero, te pasan una comisión por mantenimiento y el saldo queda en descubierto, no te pueden cobrar además una comisión por dicho descubierto.

Comisión por descubierto por valoración

Antes que nada ¿qué es un descubierto de valoración? Pongamos un ejemplo práctico. Imagina que ingresas en tu banco una cantidad de dinero a una hora posterior a las once de la mañana y que horas más tarde retiras una parte de esa cantidad. Como el ingreso se ha producido tras la hora señalada, la fecha de valor del ingreso será la del día siguiente, por lo que el hecho de sacar el dinero en el mismo día, genera un descubierto por valoración. Es decir, el dinero no es realmente efectivo (para el banco) hasta pasadas 24 horas y como nosotros hemos retirado una parte antes de ese periodo de tiempo desde el ingreso, se genera un «descubierto» (aunque no lo veas reflejado en el importe de la cuenta) que a su vez genera una comisión.

Advertisement

El banco puede y tiene derecho a cobrar comisiones por descubierto, pero no en el caso de de los descubiertos por valoración.

Artículo de interés:

También te puede interesar