Qué es el valor residual de un coche

El conocido como valor residual de un automóvil es un elemento importantísimo a tener en cuenta para quienes prefieren optar por alquilar su vehículo. Y es que, explicado de forma rápida y sencilla (aunque evidentemente luego nos detendremos con mayor detalle a explicar este término, y lo que supone en definitiva), cuando alquilamos un vehículo, […]

El conocido como valor residual de un automóvil es un elemento importantísimo a tener en cuenta para quienes prefieren optar por alquilar su vehículo. Y es que, explicado de forma rápida y sencilla (aunque evidentemente luego nos detendremos con mayor detalle a explicar este término, y lo que supone en definitiva), cuando alquilamos un vehículo, el conocido como valor residual es lo que vale el coche al finalizar el plazo de arrendamiento. Pero, ¿cuál es? ¿Y por qué deberíamos siempre tenerlo en cuenta?. Es un elemento imprescindible que no todos tendemos a tener en consideración, aún cuando incluso nos planteamos la posibilidad de arrendar un coche, en lugar de comprarlo.

Qué es el valor residual de un coche

Entonces, ¿qué es y cuál es el valor residual de un automóvil?

Quizá te estés, en estos momentos, planteando la posibilidad de que necesitas un coche nuevo. Sin embargo, no estás lo suficientemente comprometido o convencido como para comprar un modelo nuevo. De esta forma, decides que arrendarlo es tu mejor opción.

A medida que comienzas a examinar distintos modelos (y concesionarios), el término “valor residual” empieza a aparecer y a volverse aún más evidente. Pero, ¿qué significa, cómo se determina y cuánto afecta al costo final de arrendar un vehículo?.

Explicado de forma sencilla, podríamos decir que el valor residual es uno de los factores determinantes, más importantes, en el costo de alquiler un automóvil, tanto para el arrendatario como para el arrendador (o prestamista).

Consiste en lo que vale el automóvil al final del plazo de arrendamiento. O, explicado de otra forma, es el valor mayorista estimado que el vehículo retendrá o tendrá al finalizar el período de arrendamiento.

Como probablemente sepas, después de unos años, el valor de un automóvil tiende a haber disminuido de forma enormemente significativa, en comparación con lo que valía la primera vez que salió del concesionario.

Y, como ya te hemos comentado en bastantes ocasiones, el valor de un automóvil generalmente suele depreciarse muchísimo más rápido en los primeros años, mientras que la tasa de depreciación disminuye a medida que el automóvil envejece.

Por poner solo un ejemplo, el primer año de vida del coche se estima que tiende a depreciarse entre un 15 a un 20%, mientras que el resto de años suele hacerlo en torno a un 10 y a un 15% de media.

En cualquier caso, y como opinan la mayoría de expertos, los automóviles suelen perder su valor con el paso del tiempo pero no por el mero hecho de que sean más antiguos, sino por una amplia variedad de razones, entre las que destacan:

  • El desgaste tanto del automóvil como de su motor.
  • Por el lanzamiento de alguna versión más nueva del modelo anterior, ya que en teoría cuando esto ocurre el modelo anterior, por lo general, suele volverse menos deseable para los posibles compradores.

El valor residual en el coche de alquiler

En un contrato de alquiler, ¿qué significa el valor residual?

La mayoría de concesionarios arrendadores, o prestamistas, saben que los coches que ponen en alquiler a los consumidores se devaluarán con el paso del tiempo. Por este motivo, es común que calculen pagos de arrendamiento regulares basados, al menos, en parte a la pérdida de valor que se espera ocurra en el vehículo durante el plazo que dure el contrato.

No obstante, también es bastante posible que otros factores y costes se incorporen al monto final del arrendamiento mensual que termine cobrándose.

Basados en una vida efectiva de ocho años, es posible conocer cuáles son los valores residuales mínimos para los automóviles arrendados. Por ejemplo:

  • Plazo de arrendamiento de 1 año: 65,63% valor residual mínimo.
  • Plazo de arrendamiento de 2 años: 56,25% valor residual mínimo.
  • Plazo de arrendamiento de 3 años: 46,88% valor residual mínimo.
  • Plazo de arrendamiento de 4 años: 37,5% valor residual mínimo.
  • Plazo de arrendamiento de 5 años: 28,13% valor residual mínimo.

En otras palabras, después de haber transcurrido un año de arrendamiento, el valor residual del vehículo supondría, al menos, el 65,63% de su valor original.

Pero podemos poner otro ejemplo sencillo. Supongamos que vamos a alquilar un vehículo nuevo cuyo valor es de 30.000 euros. Se espera que éste se deprecie un 20% el primer año, por lo que el valor residual del vehículo al finalizar el arrendamiento de un año sería de 24.000 euros.

Y si deseamos calcular los pagos mensuales, es evidente que no solo pagaremos la depreciación del vehículo (costo inicial menos el valor residual), sino que podría incluirse algún interés adicional, tarifas e impuestos.

Siguiendo con el ejemplo anterior, cuando estamos alquilando un vehículo de 30.000 euros que se espera se deprecie en un 20% durante el arrendamiento de un año, pagaremos 6.000 euros en total por la depreciación del vehículo. O, lo que es lo mismo, 500 euros al mes, más los intereses, cargos adicionales e impuestos.

Advertisement

También te puede interesar