Qué es la depreciación de un coche

Cuando nos planteamos la posibilidad de comprar un nuevo coche siempre nos tendemos a hacer la pregunta de si merece la pena adquirirlo de paquete (esto es, total y completamente nuevo), o si por el contrario lo más adecuado es optar por uno de segunda mano. Además, dentro de este último apartado, también podemos encontrarnos […]

Cuando nos planteamos la posibilidad de comprar un nuevo coche siempre nos tendemos a hacer la pregunta de si merece la pena adquirirlo de paquete (esto es, total y completamente nuevo), o si por el contrario lo más adecuado es optar por uno de segunda mano. Además, dentro de este último apartado, también podemos encontrarnos ante un mundo aún mayor, ya que podemos adquirir un vehículo casi nuevo de kilómetro cero, o de demostración. Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar qué es y en qué consiste la depreciación o devaluación de un coche?.

La depreciación del coche

Las últimas estadísticas publicadas así lo confirman: durante el pasado año (2018), se incrementaron las ventas de los coches de ocasión en España, especialmente de aquellos vehículos de segunda mano con menos de 5 años. Así, se estima que cerca de un 24% de las personas que compraron un coche lo hizo de segunda mano, con entre 1 a 5 años.

Así, de acuerdo al Informe de Evolución de Valores de VO de Eurotax, elaborado por Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios), con datos recogidos en todo el año 2018, el valor residual medio de un coche de dos años es del 63,8 por ciento, cuyo precio se situó en el mes de diciembre de 2018 en los 18.239 euros.

Respecto al valor residual de los vehículos con 5 años, el precio medio en 2018 fue 254 euros inferior, en comparación con el año anterior (2017), lo que significa que se situó en 13.846 euros, con un valor promedio del 46,3 por ciento.

Como vemos, de los dos a los cinco años la diferencia respecto al valor residual del vehículo es bastante grande. Sin embargo, no ocurre lo mismo, por ejemplo, con el vehículo que pasa de tener cinco años a siete. Y es que la evolución de los precios en este rango alcanzó un precio promedio de 10.569 euros, con un valor residual del 37 por ciento.

Explicado de forma más o menos sencilla, podemos definir la depreciación de un coche como la pérdida del valor original del vehículo desde el mismo momento en el que su comprador empieza a utilizarlo. Esto significa que aún cuando el vehículo es completamente nuevo, desde el mismo momento en el que lo pones en marcha y lo sacas del concesionario, ya se habrá depreciado.

En el caso de los coches nuevos, por ejemplo, se estima que una vez salen del concesionario pierden alrededor de un 20% de su valor inicial. Y, cada año, se estima que se deprecia entre un 5 a un 10%. Aunque todo depende no solo de la marca y del vehículo en sí, sino de otros factores que deben ser tenidos en cuenta.

Por ejemplo, la depreciación es muchísimo mayor durante el primer año. Esto es debido a que el comprador paga el precio establecido por el concesionario (o por la propia marca). De manera que, al momento de salir de la tienda de coches, el vehículo baja su coste al por mayor, considerándose como un valor sin ganancia o sin utilidad.

Por este motivo, la mayoría de expertos aconsejan pensarse bien qué coche vamos a adquirir y plantear bien si nos es más adecuado adquirirlo de paquete, de demostración, de kilómetro 0 o, en definitiva, de segunda mano. ¿Por qué? Muy sencillo: el valor del automóvil bajará desde el momento en el que sus neumáticos comiencen a rodar por la carretera, algo que es más evidente y claro en el caso de vehículos totalmente nuevos. Así, para un coche valorado en 14.000 euros, en los primeros meses es común que ese valor baje entre 2.500 a 3.000 euros.

Valor residual del coche

¿Y qué es el valor residual de un coche?

Básicamente consiste en el valor que tiene un vehículo en el momento de venderlo después de haberlo utilizado. Es decir, se trata del precio de venta que alcanzará un determinado coche después de un tiempo.

Esto significa que cuanto mayor sea el valor residual de ese vehículo menor será la depreciación del mismo. Por otro lado, entre los factores que influyen igualmente en que esa depreciación pueda ser mayor o menor, tiene relación con la cantidad de kilómetros que el vehículo ha recorrido, si se convierte en un modelo antiguo o video (porque, por ejemplo, desaparece del catálogo de vehículos de la marca), o si ha sufrido algún tipo de daño por un accidente.

También te puede interesar