¿Qué es más barato? ¿Financiar un coche o comprarlo al contado?

Puede parecer, es cierto, una idea inteligente: al momento de comprar un coche, y teniendo la posibilidad de pagarlo al contado, esto significará no tener que hacer nunca ningún tipo de pago por el mismo. Pero, ¿es en realidad una buena opción? Lo cierto es que no siempre es buena idea comprar un coche al […]

Puede parecer, es cierto, una idea inteligente: al momento de comprar un coche, y teniendo la posibilidad de pagarlo al contado, esto significará no tener que hacer nunca ningún tipo de pago por el mismo. Pero, ¿es en realidad una buena opción? Lo cierto es que no siempre es buena idea comprar un coche al contado, incluso a pesar de que nos podamos permitir el lujo de hacerlo… Te explicamos por qué. Y, de paso, analizamos también esta cuestión detalladamente.

Financiar un coche

El pensamiento más común es que comprar un coche con efectivo (esto es, al contado) es mejor que financiarlo, dado que no tendrás que pagar intereses, lo que en definitiva hará que el coste real del vehículo termine siendo muchísimo más elevado. Después de todo, estaremos pagando exactamente el precio que se muestra, y absolutamente nada más.

Cuando financiamos la compra de un vehículo, estamos pagando el coche con intereses, y esto significa que terminaremos pagando una cantidad adicional además del precio de compra del automóvil. Entonces, ¿es correcta y adecuada esta idea?.

Si bien es cierto que comprar un automóvil al contado es generalmente preferible a la financiación, hay muchas situaciones en las que esta opción no sería tan adecuada.

El mejor de los casos, de hecho, sería si podemos optar por una tasa de interés favorable. Es decir, que el tipo de interés que nos apliquen sean relativamente bajo; tanto, que al final perdamos poco dinero mediante la financiación, aún pagando intereses. Así, podríamos conservar nuestro dinero en efectivo para otros proyectos o inversiones.

Esto puede ser especialmente adecuado cuando, por ejemplo, la tasa de interés aplicable al préstamo se sitúa entre el 1 y el 5 por ciento (como mucho), lo que podría hacer que las cuotas mensuales sean cómodas y, además, que la cantidad de intereses pagados al final sean relativamente pocos.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, financiar un coche es casi un paso automático para comprarlo, en especial si tenemos en consideración cuál es el precio promedio de la mayoría de los vehículos nuevos, de manera que muy pocas personas pueden pagar en efectivo o al contado.

Pero debemos ser un poco más específicos… ¿por qué deberíamos pagar al contado un coche? Y, en caso de no ser posible, ¿puede ser la opción de financiarlo adecuada?.

Pagar coche al contado

Por qué pagar un coche al contado

  • Gastarás menos pagando al contado. Pagar al contado un coche nuevo, es cierto, es sumamente difícil. Duele sacar el dinero de la cuenta bancaria para comprar un vehículo que sabes que bajará de valor desde el mismo momento en el que sale del concesionario. Sin embargo, al no pagar intereses ni gastos relacionados con el préstamo, posiblemente no estés tan preocupado por el coste final del vehículo.
  • Puedes obtener descuentos. Aunque muchos concesionarios ofrecen un precio para quienes financien el vehículo y otro para quienes lo compren al contado, en ocasiones si lo pagas al contado puedes negociar un mejor precio, sobre todo si se trata de un vehículo usado.
  • Evitarás pagar intereses. Evidentemente, esto es obvio, pero merece la pena repetirlo, ¿no crees?. Si no financias la compra, no pagarás ningún interés, con lo que al final será mucho mejor.
  • Te obliga a hacer una valoración de lo que es más importante. Es probable que no obtengas un automóvil tan bueno pagando en efectivo al que obtendrías si lo hicieras financiándolo. Por tanto, esto te obligará además a pensar si, de verdad, comprar al automóvil es necesario o imprescindible. ¿Qué tan importante es, por ejemplo, en comparación con utilizar ese dinero para terminar con la deuda de la tarjeta de crédito, o para pagar la universidad de tus hijos?.

No obstante, comprarlo al contado también puede tener sus desventajas. Uno de los principales es la depreciación del coche. Y ocurre lo mismo a si, por ejemplo, pensamos dar entrada por el mismo y luego lo vamos a financiar. ¿De qué sirve desprendernos de ese dinero si el coche va a perder valor desde el momento en el que lo pongamos en marcha y lo saquemos del concesionario?.

Y si no es posible, ¿merece la pena comprarlo financiándolo?

No hay duda: la financiación para la compra de un vehículo únicamente sería interesante cuando la tasa de interés es baja, lo que significará que el coste total respecto a los intereses pagados a lo largo de la vida del préstamo serán relativamente bajos.

¿Y qué se considera una tasa de interés relativamente bajo? Son interesantes tasas de entre un 1 y un 5 por ciento. A partir de ahí, el coste del préstamo, quizá, no haría esta opción tan útil o recomendable.

También te puede interesar