Escrito por

Qué son las tarjetas revolving: cómo funcionan y ventajas

Es probable que hayas oído hablar de las tarjetas revolving, sobre todo porque en los últimos tiempos muchos clientes han tenido que ir a los tribunales por los problemas que han tenido con ellas pero si sabes utilizarlas bien, también pueden tener muchas ventajas. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre ellas.

Que son las tarjetas revolving

Qué son las tarjetas revolving

Las tarjetas revolving se utilizan como tarjetas de pago a manera de crédito. Es decir, funcionan de manera muy parecida a un crédito de consumo. Nos permiten aplazar el pago de las compras que realizamos.

Cómo funcionan las tarjetas revolving

Las tarjetas revolving funcionan a través de un límite de crédito establecido, es decir, podemos disponer de un límite de dinero. De este dinero total que nos dan a crédito se van restado los pagos que hacemos. Una vez hacemos el pago de lo que debemos, el total del crédito se vuelve a restaurar y volvemos a tener todo disponible de nuevo.

En estar tarjetas podemos elegir la modalidad de pago, si vamos a realizar el pago o el pago aplazado. Por eso es muy importante que sepamos como será amortizada la deuda y cuáles son los intereses que vamos a tener según qué plazo. Si elegimos el pago total en una fecha, no se suelen cobrar intereses pero si se hace el pago a plazos sí se generan intereses y suelen ser bastante elevados.

De esta manera, te aconsejamos siempre tener CUIDADO con este tipo de tarjetas e informarte bien los intereses para no llegar a alcanzar unas deudas mayores que no podamos pagar.

También te interesa leer sobre Cómo conseguir una tarjeta de crédito sin nómina

Ventajas de las tarjetas revolving

La mayor ventaja de las tarjetas revolving es que nos permiten los pagos flexibles, es decir, elegimos cuánto queremos pagar y la cantidad de crédito que nos van a conceder, así como el día que vamos a realizar el pago pudiendo atrasarlo si no estamos en un buen momento económico. Nosotros marcamos siempre el límite.

Los peligros de las tarjetas revolving

El problema de las tarjetas revolving es que, como suele pasar con los métodos de pago en los que se asume un crédito, los intereses son muy altos. Aunque haya un límite de crédito que nos conceden, los intereses por penalización pueden superar ese límite. Por ello debemos tener cuidado para no caer en el efecto bola de nieve: solicitemos otro crédito para pagar los intereses que el primer crédito nos provocó. Siempre hay que tener controlada la deuda y saber cuándo liquidarla para evitar estas situaciones.

Según los abogados de los últimos casos en el juzgado presentados por clientes de tarjetas revolving, la deuda puede convertirse en perpetua si no podemos liquidarla siempre a final de mes, por lo que muchos clientes quedan atrapados en este círculo.

Cómo conseguir una tarjeta revolving

Muchos bancos te ofrecen una tarjeta revolving aunque no las llamen de esta forma. Por ejemplo, en Bankia encontramos la Tarjeta Flexible con la que nos ofrecen un crédito límite de 30000 euros, con límite de 1500 al día y un TAE del 19%. Otra opción es la tarjeta del Banco Santander que se llama Tarjeta Mi Otra 123 y tiene un mínimo de deuda de 50 euros y un máximo de crédito de 600 euros. Además nos cobran 36 euros de emisión y renovación de la tarjeta.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?