Escrito por Tendenzias

Salarios vinculados a la productividad

En el ámbito de las empresas, la cuestión está muy activa; la pregunta es si se debe vincular los salarios al incremento del coste de vida o a la productividad de los trabajadores. Es un programa antiguo de difícil solución, las opiniones son diversas. Por una parte los sindicatos prefieren que el salario esté ligado a la inflación y de esa forma nadie perdería poder adquisitivo, en cambio, la patronal propone que los salarios queden vinculados a la productividad de los empleados.

Porque están los salarios vinculados a la productividad

En realidad las dos opciones tienen sus problemas, la respuesta no es fácil y no hay acuerdo entre los agentes sociales principales. El empresario se plantea si ligar el salario de sus empleados al IPC o, por el contrario a la productividad.

Vincular los salarios al IPC

Cuando se vinculan los salarios al IPC se establece una forma sencilla de subidas salariales. Esto consiste en incrementar el sueldo de los empleados dependiendo del aumento del IPC publicado trimestralmente. Es una medición fácil e igualitaria. Todos los empleados son tratados por igual y así se evita que ninguno pierda poder adquisitivo.

salarios-vinculados-a-la-productividad

A pesar de ello, vincular los salarios al IPC tiene dos problemas. Por una parte crea espirales inflacionarias, porque si se suben los salarios, incrementan los costes laborales, de ese modo los precios también suben sin que haya aumento de productividad, además de que este sistema no premia el esfuerzo ni incentiva la competitividad.

Este método toma la situación económica como el punto más importante por encima de la situación concreta de la empresa. Aunque la economía vaya bien y el IPC sea alto, incrementar los salarios podría arruinar la empresa si ésta se encuentra con problemas de liquidez.

Vincular salarios a la productividad

Ligar los salarios a la productividad de los trabajadores y también a las situaciones concretas de cada compañía implica un buen método para repartir el trabajo realizado y premiar a los empleados que produzcan más. Aparte de ello, la empresa no tiene mayor carga salarial en caso de que no se encuentre en buena situación.

El problema de este sistema es conseguir una buena medición cuantitativa de la productividad. Algunas veces, se trata de una cuestión sin solución y la empresa tiene que utilizar métodos distintos, parciales o subjetivos a la hora de decidir subir o no el salario a un trabajador y no a otro.

En principio ligar los salarios a la productividad implica un sistema más justo y además premia a los trabajadores dependiendo de su productividad. De esta forma, la empresa puede calibrar las subidas de sus salarios en función de la situación, con lo cual evita sobrecostes que podrían hacer peligrar la continuidad de la compañía. A niveles macroeconómicos, este método evita en gran medida la inflación.

salarios-vinculados-a-la-productividad-2

A pesar de todo, si existe un sistema de medición apropiado, vincular los salarios a la productividad puede ser arbitrario unas veces e incorrecto otras. De cualquier forma, guiarse por el IPC como indicador no es un criterio correcto, este no tiene relación con la situación empresarial. Lo más aconsejable es que la empresa use el sentido común y ponga en práctica el sistema que menos dañe a los intereses particulares y a los de los trabajadores.

Salarios vinculados a la productividad o inflación

La crisis económica ha hecho que se vuelva a debatir sobre la vinculación de los salarios a la inflación o a la productividad. Los sindicatos y la patronal no parecen tener intenciones de cambiar la situación y da la sensación de que dejan que sea la inflación que marque los aumentos. Por otra parte, tanto la canciller alemana Angela Merkel como el banco de España, incluso el expresidente de gobierno Felipe González, argumentan que lo más importante es el rendimiento empresarial.

Parece que lo ideal sería combinar ambos métodos para que no se pierda poder adquisitivo, y al mismo tiempo premiar a los trabajadores en función de los resultados en la empresa. Todo esto debería hacerse partiendo de una retribución variable, esta sería un porcentaje que iría vinculado a la productividad de cada empleado, es decir, se establecerían unos objetivos y se haría en función del cumplimiento de ellos, y por otro, a los rendimientos conseguidos por la empresa. Donde el tramo fijo debería estar ligado al aumento del IPC.

La situación actual en España, desde la etapa de la transición es que los salarios se vinculan a la inflacción, de esta forma queda asegurada la capacidad adquisitiva pero crea problemas en la competencia, y supone un aumento de la inflación.

En nuestra actual cultura, donde no tiene mucha popularidad la retribución variable, no es sencillo que los trabajadores entiendan que una parte de su salario dependerá de las ganancias que consiga la empresa.

Por otro lado, parece que las empresas tampoco han entendido que deberían ser más transparentes con sus trabajadores y proporcionarles más datos e información. Las dificultades que ello conlleva y en las que coinciden los expertos, es que los convenios sectoriales deben ser cambiados ya que estos son inflexibles y las decisiones que se toman afectan a todo un sector, sin tener en cuenta la situación de la empresa, por lo tanto hay que acercarse a la realidad en la que se encuentra cada compañía, que tiene una situación concreta.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
salarios-vinculados-a-la-productividad-3

Las empresas, por otro lado, deben poner a disposición los medios de capital y también de organización de la actividad para que el empleado pueda llegar a ser más productivo, esto no significa trabajar más horas, sino que en el mismo tiempo se ha de producir más. Este es un gran caballo de batalla, el aumento de la productividad, que como todos sabemos, significa producir más en las mismas horas y para ello quizás hay que hacer una renovación en el sistema productivo, que este disponga de los medios técnicos necesarios y, por otro lado, los trabajadores tengan una formación que les proporcione la capacidad necesaria para que su rendimiento incremente.

Las ventajas del sistema es que permite ser un estímulo a los empleados, porque vincular salarios a la productividad implica que muchas empresas pequeñas y medianas no sufrirían problemas en sus cuentas, debido a los aumentos salariales vinculados a la inflación.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • http://www.ramirezpedrosa.com/wp-content/uploads/2015/03/Escalera-de-monedas.jpg
  • http://ladiaria.com.uy/media/photologue/photos/cache/ld318294_p12f1_20080306ra-161-scr_fullscreen.jpg
  • http://www.oronoticias.com.mx/Noticia/2/img/procesadora-de-residuos-solidos-216704-13062016-154424.jpg

DeFinanzas.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos