Escrito por

Situación de la vivienda en España

Con 2019 recién comenzado, todo apunta a que la situación de la vivienda en España va camino de repetir el de principio de siglo. Es decir, una burbuja inmobiliaria que propició un boom en toda España, con medio país endeudado y que acabó en la mayor crisis económica de la historia de España.

Situación de la vivienda en España

La situación de la vivienda en España se complica. A día de hoy y con el paro y la deuda en peores condiciones que al inicio de la anterior crisis, la compraventa de vivienda ha crecido un 14% en 2018. Se prevé que lo haga un 6,5% en 2019 y un 8% en 2020. Y la previsión viene con los precios de compra disparados en máximos históricos.

A pesar de, el mercado inmobiliario y la situación de la vivienda en España no apuntan a cambios significativos, al menos hasta 2020. Es más, los bancos vuelven a dar crédito e hipotecas del 100% del valor de la casa. Nos suena, ¿verdad? El Euríbor ha vuelto a datos positivos, tras ocho años en mínimos históricos. El precio medio del metro cuadrado en España, se sitúa en 1.235 euros en diciembre de 2018. Es decir, una casa de 100 metros, costaría 123.500 euros.

Recesión en el horizonte

Lo complicado del asunto es que mientras la situación de la vivienda en España vuelve a caer en el mismo error, la sombra de la recesión planea sobre España y Europa.

Esta vez no será Lehman Brothers, sino Deutsche Bank el que inicie una crisis más cruda que la de hace diez años. De llegar, a muchas familias las pillaría con hipotecas desorbitadas en viviendas sobrevaloradas que supondrían su ruina inmediata o la pérdida de mucho dinero invertido.

Vivienda de alquiler

¿Y qué pasa con el alquiler? Pues que no para de subir. Ante la imposibilidad de muchas familias de acceder a una vivienda en propiedad, la alternativa pasa por el alquiler. Y claro, cuando la demanda es más alta que la oferta, ésta dispara su precio y es lo que está ocurriendo. A día de hoy, España es el país en el que más caro sale rentar una vivienda, en comparación con el salario medio.

El precio medio del alquiler en España se sitúa en unos desproporcionados 859 euros, para una superficie media de 115 metros cuadrados. Es más, muchos dueños de pisos aprovechan el vencimiento de contratos de sus inquilinos para renegociar sus condiciones y subir el precio pactado. Aprovechando la reducción de los contratos de alquiler de 5 a 3 años, muchos dueños han incrementado el precio de sus alquileres.

¿Y qué hace el Gobierno? En 2019 tiene previsto lanzar al mercado una cartera de 20.000 viviendas de alquiler. Una medida que aún debe ser aprobada y que los pisos se construyan, es decir, nada a corto plazo. Como tampoco hay planteamiento de limitar el precio del alquiler, parece que la situación no cambiará tampoco desde la Administración Pública.

Dicho lo cual, no queda más que lamentar que la situación de la vivienda en España es mala y apunta a ir a peor. No hemos aprendido nada como sociedad, tras una crisis histórica que tuvo lugar hace menos de una década.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?

  1. Hans Schmidt dice:

    Yo como experto Aleman ya venia venir esto.Aveces se cree uno que esto no iba a tener fin,pero es igual que la bolsa y la burbuja se explota.si no fuesemos tan ipocritas.Suerte

  2. Hans Schmidt dice:

    Yo como esperto Aleman ya venia venir esto.Aveces se cree uno que esto no iba a tener fin,pero es igual que la bolsa y la burbuja se esplota.si no fuesemos tan ipocritas.Suerte

  3. Ubaldo dice:

    Gracias por el comentario, Jose Carlos. Yo pienso que lo que no se puede consentir es que la ley favorezca a los Bancos y deje desvalidos a los ciudadanos de un país. Debería de abaratarse el proceso de ´quiebra familiar´ para impedir que a las familias les embarguen las casas.

    Ya está bien que tengan que devolver su casa al Banco porque no han podido pagarla, perdiendo todo lo que han puesto. Lo que no es normal es que además tengamos que responder con nuestros salarios para seguir pagando lo que quede de la hipoteca tras la subasta del piso. Eso implicaría que los Bancos no asumen su parte del riesgo. ¿Entonces para qué tienen tantos expertos en calcular riesgos a medio y largo plazo? Si de todas las formas la ley les autoriza a quitar el salario tras subastar la casa, eso significaría que nuestros hijos tendrían que quedarse en la calle y sin comer para que el Banco no salga perdiendo… Completamente injusto! Ojala se hundan 2 o 3 bancos para que aprendan lo que es el riesgo y los límites de lo honrado.

  4. Jose dice:

    Creo que en este momento las expectativas de que siga bajando la vivienda ya se se están acabando, pues es de suponer que el precio mínimo será el marcado por la administración con la VPO y en muchos lugares de la geografía ya se ha llegado a este precio.
    Si se desea comprar vivienda libre, se debería tomar este precio como referencia, puesto que los promotores las recalificaran, con lo cual se tendrá que aguantar 90 años con la calificación de protección oficial si no se aprovecha el momento

  5. Yoerik dice:

    No se puede desequilibrar tanto el mercado. Si el mercado esta equilibrado, Si el peso que tienen las dos partes es egual habrá un crecimiento lento pero mas seguro. Si el mercado esta desequilibrado, si una parte tiene mucho mas peso que la otra, en el Europa que vivimos ahora, con una tasa de paro relativamente baja, con un mercado continuamente en movimiento, el balance cambiará de lado tarde o temprano. No se mucho de economia pero me parece simple fisica. Una burbuja es una burbuja.

  6. jose carlos dice:

    Muy interesante el comentario, tan solo puntualizar que se está equivocado cuando se dice que se puede «devolver» el piso al Banco y comprar otro más barato. Los pisos no se devuelven pues son propiedad del titular del préstamo y si se dejan de pagar las consecuencias son desastrosas: Se empiezan a generar comsiones por impago e intereses de demora desde el primer euro impagado y pasado un periodo de entre 60 y 90 días (dependiendo de la entidad bancaria) se inicia un procedimiento judicial cuyos gastos pueden superar los 9.000 euros y que culmina con la pública subasta. El incauto «impagador» puede levantar cabeza si el valor de su vivenda supera bastante el importe de la deuda ya que entonces y siempre y cuando la vivienda sea adquirida por un tercero en pública subasta por un importe razonable, pagará lo debido al banco, más todos los intereses y demoras mas los gastos del procedimiento y lo que sobre se lo podrá quedar (si sobra claro). El problema viene cuando -la mayoría de los casos – el valor de la vivienda no es claramente superior a la hipoteca, es el caso de hipotecas de menos de dos años de antiguedad o sobre viviendas cuyo valor supere el 80% del importe del préstamo. En este caso los ya mencionados intereses de demora, comisiones por impagos y gastos de procedimiento darán como resultado que además de quedarse sin vivienda se le siga debiendo dinero al banco, que no dudará en embargar nóminas, pensiones y otros bienes para cobrar. POR TODO ELLO PIENSELO BIEN ANTES DE «DEVOLVER» EL PISO AL BANCO.

  7. LUCAS dice:

    Una vez dijo un sabio en sta materia:»si realmente crees que algo esta caro, no compres que ya bajará» . ¡¡¡¡¡¡NO COMPREEEEEEEEEEEIS!!!!!

  8. Alfredo dice:

    Me revienta la gente que dice que si uno quiere comprar es mejor ahora que despues.
    No es cuestion de querer o no querer, es cuestion de poder o no poder.

    Ahora no puedo comprarme la casa, despues puede subir o bajar; pero como no es obligatorio comprar me da igual que suba, de hecho, puede subir todo lo que quiera. Los hay que son imbeciles y por miedo a que suba se meten en hipotecas a 40 años. Miedo a que??? si no es obligatorio.
    El mercado lo marca la demanda.
    Si yo digo que mi piso vale 70 millones, el proximo año digo que vale 80 (sube el precio de los pisos), y nadie me lo compra, a lo mejor soy mas feliz por decir que vale mas mi piso, pero si nadie lo compra mi piso no vale nada.
    La gente que dice que los precios subiran, enhorabuena, yo por ahora prefiero tener 3 hijos, vivir bien, disfrutar y no tener una propiedad malviviendo.

    un saludo

  9. pepita perez dice:

    Aquí si se habla, se habla de lo que se tiene que hablar; no se pueden publicitar ni mezclar asuntos sin fundamento ninguno y sin interes, porque descolocais a los estudiantes que tan arduamente buscamos información en la red de redes que es internet. Otra cosa que no entendemos y que nos gustaría que nos explicaran son los factores de la oferta analizados uno por uno a lo largo de los ultimos 30 años, porque sin saber la historia no se habla. Estamos muy indignados por lo anteriormente expuesto. Un cordial saludo

  10. µßio dice:

    Ahora, veremos que hacen los ayuntamientos que se han endeudado de acuerdo a unas expectativas que no se van a realizar y los políticos que tienen dentro, que entienden poco de barcos. Muchos, ya se han subido el sueldo, por si no vuelan las prevendas de antes y tienen nuevos y mas asesores.
    Salud a todos

  11. Juan dice:

    Gran artículo al que me gustaría puntualizar algunas cosas:

    «1º La expectativa de que la vivienda va a bajar. Con esta expectativa, se frenará de la demanda quedando descubierta la oferta. Para llegar a un nuevo equilibrio deberá bajar el precio de esta. De la esperanza a que esta bajada sea mayor o menor, dependerá que la caída de precios sea más o menos rápida. »

    Las expectativas bajistas son importantes para que el cambio de ciclo sea posible. Pero son otras circunstancias las que determinan la velocidad de la caída de los precios.

    No podemos olvidar el hecho que , en los momentos de bajada de precios, la única demanda es de los que compran las viviendas para vivir en ellas.

    Y, aunque puedan esperar, no pueden especular con las posibles bajadas eternamente.

    Por otro lado hay varios factores que interfieren en el proceso.

    En primer lugar tenemos la resistencia del vendedor a bajar los precios por lo que se conoce como aversión a la pérdida.

    http://expectativasracionales.wordpress.com/2006/08/05/la-aversion-y-toma-de-riesgos/

    En segundo lugar tenemos la reducción de la demanda debida a la huida de los especuladores que ya no pueden rentabilizar las compras a precios altos.

    Luego está el tema demográfico que puede ir a favor o en contra de suavizar el proceso.

    Otro asunto importante es el de la inversión extranjera y su tendencia.

    Pero el factor realmente decisivo es el del estrangulamiento financiero.

    Las facilidades para conseguir créditos son las que inflan las burbujas.

    Las restricciones al crédito son las que ponen el fin a la fiesta.

    Sin problemas económicos para particulares y promotores (y ya que en España no hay impuestos que desincentiven la especulación) y con crédito fácil , se puede tener una gran sobreoferta de viviendas y, a la vez, precios de venta altos y en escalada libre.

    Pero cuando se encarece el crédito, automáticamente baja el tope máximo de lo que se puede pagar por un piso.

    Es decir, que la primera restricción financiera ha venido de mano de las subidas del euribor.

    Con tipos de interés más altos, el importe medio de los préstamos es forzosamente menor porque las cuotas están limitadas por los salarios.

    El segundo golpe ha venido desde los EEUU y la crisis subprime.

    Los bancos ya no pueden conceder hipotecas alegremente porque no pueden titulizarlas (nadie las compra) y vender el riesgo de impago a otros. Ahora tienen que asumir los créditos fallidos en sus balances.

    Además, la crisis subprime ha instalado la desconfianza del mercado interbancario con lo que muchos bancos no pueden conseguir préstamos de otros para sus operaciones diarias.

    A los bancos sólo les queda la posibilidad de utilizar sus fondos para financiar hipotecas, pero eso les será posible si no los tienen que utilizar para cubrir activos fallidos.

    Esa escasez de crédito es la que hace que los compradores ya no puedan ofrecer lo que los vendedores piden.

    En esta primera fase se están paralizando las ventas.

    Pero cuando los más endeudados (promotores y particulares) ya no puedan esperar, comenzará el carrusel de bajadas y el pánico vendedor.

    Y la bajada de precios va a ser tremenda porque la diferencia entre lo que se ahorra para comprarse una casa y lo que se tiene que pedir prestado es brutal.

    Es decir, que en el momento de mayor oferta de viviendas de la última década, la demanda se va a reducir a la poca gente solvente que no haya comprado durante todo este tiempo.

    Saludos.

  12. bonhamled dice:

    Interesante artículo que de manera metódica pone en negro sobre blanco lo que todos conocemos o sospechamos.
    Si es una cosa que se puede ver ¿Porque nadie ha hecho nada para que se llegue a esta situación de precalamidad?

    … mejor que nadie me conteste.

  13. maty dice:

    Excelente artículo, con el que coincido.

    Precisamente ayer estuvo hablando durante casi una hora con el dueño de varias agencias inmobiliarias en Tarragona. Los márgenes de algunos promotores son de escándalo, y no les quedará más remedio que reducirlo a márgenes de antaño.

    El mercado de primera vivienda aún se sostiene en el Camp de Tarragona, no así el de segunda residencia y el de segunda mano.

    Coincidimos ambos en los abusos que se cometen en tantos chiringuitos con la reunificación de deudas. La verdad, se ha de estar muy desesperado o ser un imbécil -especie que abunda cada vez más, dado el fracaso estrepitoso del sistema educativo español- para embarcarse a ello.

    Eso sí, no quería reconocer de que los precios tendrán que bajar, aunque yo les daba los datos de EE.UU.

    Muchos promotores han dejado de pagarle -ventas sobre plano-, con deudas millonarias.

    Tiene que cerrar agencias. Pensaba que encontraría personal competente entre tantas otras que cierran, pero «los buenos» no quieren seguir en el negocio inmobiliario, todo un indicativo. Tal como está el mercado, contratar personal «no fogueado» es un riesgo, máxime con las deudas acumuladas.

    También hablamos de los problemas relativos al alquiler y de ciertos colectivos de inmigrantes a los que nadie quiere alquilar -y con razón-.

    En fin, ha habido mucho intrusismo y personas que no usan sus capacidades intelectuales para afrontar la realidad (abuso del crédito, no leer los contratos… ).

    Lo que se avecina nos afectará a todos, pero no me compadeceré de los afectados, puesto hace tiempo que se veía venir y no han querido verlo. Si uno es incapaz de gestionar su economía familiar, allá él y su familia.