Escrito por

Trucos para aumentar la productividad

Dar con trucos para aumentar la productividad es una premisa que tanto empresas, como particulares se proponen cada vez más a menudo. Al final, cuanto más productividad, mejores resultados, más beneficios y menos tiempo empleado. Por tal motivo, conocer algunos consejos para multiplicar la productividad laboral puede ser capital para tu futuro. Estos son los mejores trucos para aumentar la productividad.

Los mejores trucos para aumentar la productividad

Todos y cada uno de los mejores trucos para aumentar la productividad son aplicables. Ahora, el resultado puede variar según quien lo aplique.

Planificación

Si planificas tu horario, le sacarás todo el provecho posible. Para empezar, prioriza las tareas más relevantes y organiza tu agenda en torno a ellas. Haz una lista con tus objetivos y cúmplelos, contando con inconvenientes que puedan surgir. Y si el proyecto es para un tercero, participa en la calendarización del mismo para dar confianza a la otra parte.

Regla de los 60 Segundos

Si tienes que tomar una decisión, es imprescindible que reúnas toda la información que tengas sobre ella. Lee dicha información y, a continuación, pon un cronómetro con 60 segundos. Es el tiempo que tienes para tomar la decisión. Piensa que tienes la información reciente y la presión del minuto te ayudará a no demorar más la respuesta.

Tu tiempo es oro

Los ladrones de tiempos son quienes, con sus interrupciones, cortan el ritmo de tus tareas. El factor más caro que tienes entre tus manos es el tiempo, no lo malgastes. Peor aún, que no te lo malgasten. Huye de quien reduce tu productividad e intenta ser más efectivo. No andes mirando tus redes sociales, el móvil o charles con tu compañero. El trabajo es lo primero.

Pausas controladas

Cada vez que termines un proyecto, para y desconecta. Pero en una pausa controlada. Levántate, tómate un té con leche o da un paseo. No es perder el tiempo, es dar un margen entre tareas, tan necesario como la tarea en sí. Te ayudará a despejarte, evitar estrés, jaquecas o nerviosismo. Lo mejor que puedes hacer es cronometrar y respetar tus pausas.

No a la procrastinación

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Sobre todo, si son tareas tediosas. Al final, tienes que hacerlas, así que hazlas cuanto antes y quítatelas de encima. Aplazar tus compromisos nunca te va a llevar a un sitio bueno. De hecho, si empiezas por lo malo, acabarás con lo bueno, y no viene mal porque, según avanza el día, estás más cansado.

Teletrabajo

En la medida de lo posible, si tienes opción de trabajar desde casa, al menos pruébalo. Trabajar desde casa supone multiplicar la productividad. Conciliación laboral, ahorro para el trabajador y para la empresa, reducción del tiempo invertido en desplazamientos…

Actualización

La actualización no sólo pasa por lo tecnológico, sino también por la mentalidad. Es indispensable estar al día a todos los niveles posibles y mirar los proyectos a largo plazo. Además, conviene tener claro que, a día de hoy, la globalización ha hecho que el mundo sea el límite para la productividad.

Motivación

Si el proyecto es en solitario, cada cual sabe sus mecanismos de motivación. Si éste es en equipo, es importante saber qué teclas tocar para que éste responda, incluso en los momentos bajos. Hay que ser amables, empáticos y generar una sinergia positiva que genere buen ambiente y ganas de trabajar. Una motivación bien dirigida es clave para llevar cualquier proyecto a buen término.

Madrugando

Madrugar es clave, incluso trabajando desde casa. La primera ventaja que te da levantarte temprano, es la posibilidad de ganar tiempo a tu competencia. Si te levantas a las 06:00 horas, le estarás ganando dos horas a la mayoría de tu competencia. Dos horas en las que habrás adelantado tareas del día y podrás acabar antes.

No a lo prescindible

Hay tareas que por habituales, no dejan de ser innecesarias. Si quieres un truco para aumentar la productividad, elimina todas esas tareas que te hacen perder tiempo y dedica esas horas extra a elementos que haya en tu lista de planificación.

Bloques de actividades

A la hora de afrontar el día, puedes dividir tu horario en secciones. Así, tendrás una rutina que te ayudará a organizarte. Por ejemplo, de 08:00 a 09:30 horas, puedes leer correo, responder o enviar. A partir de esa hora, otra tarea y el tiempo que consideres. Es muy útil.

Velocidad x1.5

Al igual que con los podcast, conviene que aceleres el ritmo un poco. Lo justo para perder menos tiempo. Para ello, piensa, trabaja, lee y opina más rápido. El objetivo es acumular tiempo libre al final de la jornada, si es que te lo permiten.

El entorno laboral

Es muy importante trabajar en un sitio con condiciones ajustadas a ti. Si quieres ser productivo, tienes que estar cómodo. Lo habitual es que esa comodidad se encuentre con las cosas ordenadas y colocadas. La decoración también es relevante, así como el olor. Unas varitas de Mikado o un poco de esencia, ayudará a que tu mente se relaje y trabajes al 100%.

Agenda

El móvil y la agenda, siempre contigo. O, como es el caso, juntos en un dispositivo. Tener todo agendado te ayudará a planificar, a no cometer errores y a saber la situación de todos tus proyectos.

Plazos

Cuando empieces una tarea, ponle fecha de terminación y cumple el plazo. Si no te marcas una fecha límite, es posible que te cueste más cumplir con tus compromisos.

Puntualidad

Parece obvio pero no lo es. La puntualidad es algo que siempre debemos tener. No se perdonan ni unos minutos ni nada. Lo suyo es llegar con antelación y así no dar pie a un retraso. Un truco infalible es el de atrasar los relojes 10-15 minutos.

Recompensa

Si lo haces bien, recompénsate. Es parte de tu motivación diaria. Sea mayor o menor el premio, que sea algo que te sirva como reconocimiento por haber hecho bien tu trabajo.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?

  1. AlbertoB dice:

    Buen artículo. Un resumen podría ser aprender a gestionar el propio tiempo y ser conscientes de ello. Por eso nosotros no encontramos otra manera que medir la productividad para poder mejorarla. Para ello utilizamos Workmeter, que además permite que cada empleado consulte su perfil productivo, y de este modo poder mejorar y mejorar por uno mismo.